Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
bienvenidosalafiesta: cuaderno de notas y diccionario de autores y obras de literatura infantil y juvenil    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
HartlingAbuNie.JPG
miércoles, 5 de agosto de 2015

Hola, abuelo. Querida nieta es, de Peter Härtling, es, como indica el subtítulo, «una historia en correos electrónicos». La nieta es Mirjam, una chica adolescente con problemas y un lenguaje desgarrado, y el abuelo es un hombre ya enfermo que procura contestar con serenidad a los exabruptos de la chica. La pequeña historia fluye con naturalidad y los sentimientos humanos que hay debajo, aunque no se manifiesten por completo, quedan patentes. Los protagonistas no parecen tener creencias religiosas, y por tanto no las manifiestan, pero, aunque el abuelo nada dice al respecto, la chica sí piensa, de modo natural, en una vida más allá de la muerte.

Peter Härtling. Hola, abuelo. Querida nieta. Una historia en correos electrónicos (Hallo Opa. Liebe Mirjam, 2013). Barcelona: Planeta, 2015; 63 pp.; trad. de Joan Josep Musarra; ISBN: 978-84-08-13742-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
martes, 4 de agosto de 2015

Abro voz en el diccionario a Javier Olivares y a Marisa López Soria.

Enviar Imprimir
lunes, 3 de agosto de 2015

Abro voz en el diccionario a Xavier Salomó y Alberto Gamón.

Enviar Imprimir
MinarikSendakPapaOso.JPG
domingo, 2 de agosto de 2015

He puesto los datos de las nuevas y excelentes ediciones de los cinco libros de OSITO, de Else Holmelund Minarik y Maurice Sendak.

Enviar Imprimir
StevensonCuentosC.JPG
sábado, 1 de agosto de 2015

La segunda parte de Las nuevas mil y una noches, de Stevenson, la componen varios relatos cortos independientes entre sí: El pabellón de las dunas (The Pavilion on the Links, 1880), La puerta del señor de Malétroit (The Sire de Malétroit´s Door, 1877), Un sitio donde pasar la noche (A Lodging for the Night, 1877), La Providencia y la guitarra (Providence and the Guitar, 1878). Uno se desarrolla en Escocia, El pabellón de las dunas, y tres en Francia, en París Un sitio donde pasar la noche y en lugares indeterminados La puerta del señor de Malétroit y La Providencia y la guitarra. Un elemento común a los cuatro es que cuentan choques entre personas de distintos caracteres y que se desarrollan principalmente de noche.

El pabellón de las dunas es un relato de corte romántico contado en primera persona y en nueve capítulos cortos. El narrador, de joven un gran solitario según indica en su primera frase, habla de su relación con un hombre de temperamento violento, llamado R. Northmour. Vivió con él un tiempo en un lugar solitario de la costa escocesa, luego fue testigo de un extraño desembarco nocturno, más adelante conoció a Clara, una joven que vivía con Northmour, de la que se enamora, y, por último, ambos defienden al padre de Clara, un banquero estafador, del asalto de quienes desean darle una lección. Stevenson se ciñe al tema, es sobrio en sus apreciaciones y narra sin las exageraciones típicas del género y de la época. Hay tensión en las relaciones entre los personajes —Northmour acaba comportándose mejor de lo que uno esperaría, un rasgo habitual en los «malvados» que crea el autor—, y misterio en la heroína, una chica cuya conducta y situación son de lo más equívocas, según afirma el narrador, aunque, a la vez, también asegura que tiene confianza en su integridad.

Un sitio donde pasar la noche fue el primer relato publicado por Stevenson. Se desarrolla en París, un nevado día de noviembre de 1456. En una taberna, en la que está Maese Francis Villon, un tipo apuñala a otro, le mata, y «Villon estalló en carcajadas histéricas». Todos los presentes huyen y Villon, después de una visita infructuosa a su padre adoptivo, el capellán de Saint Benoît, acaba en casa de un anciano acogedor. El resto del relato es una larga conversación entre ambos en la que se pone de manifiesto el cinismo y la impertinencia insultante de Villon. El Villon real fue un personaje al que Stevenson admiraba por unas cosas y detestaba fuertemente por otras y esto se aprecia en su criatura literaria. Es decir: el relato deja la sensación de ser como un ejercicio de estilo en el cual, por medio de acciones sencillas y diálogos vivos, consigue dibujar a un protagonista cuyo comportamiento no deja indiferente pues, a la vez que puede admirar su descaro, también provoca rechazo su insolencia.

La puerta del señor de Malétroit es otro relato que cabría llamar de ambiente medieval pues se desarrolla en 1429. Denis, un joven que deambula de noche por las callejas de una ciudad, se refugia de la ronda nocturna de soldados en un palacio pero, una vez dentro, no puede salir. Allí, el señor de Malétroit le dirá que le estaba esperando para que se case inmediatamente con su sobrina. La cuestión está en que no podrá salir hasta que acceda:  el señor de Malétroit le da un ultimátum y le deja a solas con su sobrina. Lo que al principio tiene aires inquietantes adquiere al final un cierto tono de comedia de enredo. Stevenson centra la historia en describir cómo el joven Denis de Beaulieu acaba en una situación que el dominante señor de Malétroit conduce al límite y basa su construcción en los enfrentamientos dialécticos entre los protagonistas.

En La Providencia y la guitarra las andanzas nocturnas de un cantante ambulante y su mujer, León y Elvira, provocan choques con los vecinos y con el comisario del pueblo —un hombre que «transportaba su barriga como si fuese algo oficial»—. Luego encuentran a otra pareja formada por un pintor y su mujer, con los que charlan sobre sus respectivos artes, que ambos aman, aunque no sean unos genios: en esos diálogos está la intención del relato. Así, León dice: «El Arte es el Arte. Yo me inclino ante él. Es todo lo bello, lo divino, es el espíritu del mundo y el orgullo de la vida». Más adelante insiste: «El Arte es el Arte. No se trata de pintar acuarelas, ni de ensayar al piano. Es una forma de vida». Pero, acerca de las tristes vidas que llevan, es la mujer de León, hablando con la mujer del pintor, quien explica bien la situación: «son hombres con una misión (…) que no pueden cumplir».

Robert Louis Stevenson. Las nuevas mil y una noches (New Arabian Nights, 1882), en Cuentos completos, Barcelona: Mondadori, 2009; 955 pp.; trad. de Miguel Temprano García; ilust. de Alexander Jansson; ISBN: 978-84-397-2212-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
viernes, 31 de julio de 2015

Abro voces en el diccionario a Louis Auchincloss y Marilynne Robinson.

Enviar Imprimir
jueves, 30 de julio de 2015

Abro voz en el diccionario a Tarquin Hall y a Alexander McCall Smith.

Enviar Imprimir
miércoles, 29 de julio de 2015

Abro voz en el diccionario a Raquel Díaz Reguera y a Mónica Gutiérrez Serna.

Enviar Imprimir
martes, 28 de julio de 2015

Abro voces en el diccionario a María Pascual y a Miguel Angel Diez.

Enviar Imprimir
lunes, 27 de julio de 2015

Abro voces en el diccionario a Jeannete Winter y a Susan Winter.

Enviar Imprimir
NortonIncursores.JPG
domingo, 26 de julio de 2015

He puesto datos de nuevas ediciones de Somos las tres mellizas, Los incursores y Los incursores en el campo.

Enviar Imprimir
StevensonMilUna.JPG
sábado, 25 de julio de 2015

Las nuevas mil y una noches fue el primer libro de ficción publicado por Stevenson. En él reunió varios relatos cortos que habían salido en revistas entre 1877 y 1880. La primera parte está formada por El Club de los Suicidas (The Suicide Club, 1878) y El diamante del rajá (The Rajah´s Diamond, 1878) que, a su vez, contienen varios incidentes protagonizados por el príncipe Florizel que van enlazados como si todos procedieran de un único autor árabe. No se puede decir que Florizel sea un primer Sherlock Holmes pero, aparte de que lo preceda, si hay un cierto parecido entre la ciudad de Londres en la que se mueve Florizel y el Londres de Holmes.

El Club de los Suicidas contiene «Historia del joven de los pasteles de crema» (Story of the Young Man with the Cream Tarts), «Historia del médico y el baúl» (Story of the Physician and the Saratoga Trunk) y «La aventura de los cabriolés» (The Adventure of the Hansom Cab). En la primera historia, en Londres, el príncipe Florizel y su ayudante el coronel Geraldine se infiltran en una sociedad secreta formada por gente deseosa de suicidarse y dirigida por un siniestro personaje. La segunda se desarrolla en París y allí, de nuevo Florizel tropieza con el Presidente del Club de los Suicidas, responsable de un rocambolesco plan en el que fallece un joven. En la tercera, de nuevo en Londres, todo se dirige a un duelo final entre Florizel y el Presidente del Club.

El diamante del rajá contiene «Historia de la caja de sombreros» (Story of the Bandbox), «Historia del joven sacerdote» (Story of the Young Man in Holy Orders), «Historia de la casa de las persianas (Story of the House with the Green Blinds) y «La aventura del príncipe Florizel con un detective» (The Adventure of Prince Florizel and a Detective). Son como cuatro capítulos que siguen los cambios de dueño de un famoso diamante y, en el último, muy breve, el príncipe Florizel resume su periplo: primero se hizo con él un oficial que servía en la India, luego cayó en manos de un joven clérigo que también sucumbió a su «satánico hechizo», luego se hace con él un hermano de aquel oficial, y, por último, acaba en manos del príncipe...

Hay semejanzas estructurales entre estas historias y las de algunos detectives chestertonianos. De hecho, esta es una obra que Chesterton admiraba profundamente. Llegó a decir que, con esta colección de narraciones, Stevenson «creó una forma de arte. Inventó un género que no existe fuera de su obra. Puede parecer una paradoja decir que su obra más original fue una parodia. Pero ciertamente la idea de Las nuevas mil y una noches es tan única en el mundo como las antiguas Mil y una noches; y no debe su auténtica ingeniosidad al modelo que imita; Stevenson tejió aquí una singular especie de textura, o fabricó una especie singular de atmósfera, que no se parece a nada más; un medio en el que muchas cosas incoherentes pueden hallar una cómica coherencia. Es, en parte, como la atmósfera de un sueño, durante el cual son muchas las cosas que no causan la menor sorpresa. Es, en parte, la verdadera atmósfera de Londres por la noche; es, en parte, la irreal atmósfera de Bagdad. La figura solemne y plácida del príncipe Florizel de Bohemia, aquel misterioso soberano semireinante, es tratada con una especie de vasta y vaga reserva diplomática, que es como el confuso sueño de un viejo cortesano cosmopolita. El príncipe mismo parece tener palacios en todos los países, y no obstante, el malicioso lector sospecha vagamente que el hombre, en realidad, no es más que un pomposo vendedor de tabaco que Stevenson descubrió en Ruper Street y eligió como héroe de una farsa. Esta doble mentalidad, parecida a la del verdadero soñador, es sugerida con extraordinaria habilidad sin cargar con un solo interrogante la inimitable ligereza de la narración. (...) Florizel constituye, no solamente un carácter nuevo sino una nueva especie de carácter. El se halla en una nueva relación con la realidad y la irrealidad; es una especie de sólida imposibilidad. Desde entonces, muchos autores han escrito parecidas fantasías sobre las luces de Londres (…) pero pocos de ellos han dado realmente estos irónicos semitonos o han hecho tan completamente de una misma cosa una combinación cockney y un cuento de hadas árabe. (…) Tenemos en el momento actual un considerable culto de lo fantástico, con el resultado de que lo fantástico se ha convertido en algo estereotipado» y los seres de fantasía como muñecos, «pero el príncipe Florizel no es un muñeco. Es una presencia; una persona que parece llenar la estancia y, no obstante, estar hecha de la materia de que están hechos los sueños; no sencillamente una cosa hecha de serrín». No diré, sigue Chesterton, que sea esta «la más grande de las obras de Stevenson, aunque habría mucho que decir en este sentido. Pero diré que es probablemente la más única; no había nada parecido antes de ella y creo que no ha habido nada igual después».

Robert Louis Stevenson. Las nuevas mil y una noches (New Arabian Nights, 1882), en Cuentos completos, Barcelona: Mondadori, 2009; 955 pp.; trad. de Miguel Temprano García; ilust. de Alexander Jansson; ISBN: 978-84-397-2212-0. [Vista del libro en amazon.es]
Otra edición, sólo con Las nuevas mil y una noches, en Barcelona: Alba, 2001; 284 pp.; col. Alba clásica maior; trad. de Luis Loayza y Susana Badiola; ISBN: 84-8428-067-5. [Vista del libro en amazon.es]


Enviar Imprimir
viernes, 24 de julio de 2015

Abro voces en el diccionario a Abel Hernández y Wallace Stegner.

Enviar Imprimir
jueves, 23 de julio de 2015

Abro voces en el diccionario a Ignacio Sanz y a Carlos Reviejo.

Enviar Imprimir
miércoles, 22 de julio de 2015

Abro voces en el diccionario a Belén Gopegui y Rodrigo Muñoz Avia.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo