bienvenidos a la fiesta
h
Filtrar por países:
HALE, Shannon
Escritora norteamericana. 1974-. Nació en Salt Lake City. Licenciada en Inglés. Publicó su primera novela en 2003. Autora de muchas novelas de fantasía.

HaleAcademiaP.JPG
Academia de Princesas
(Princess Academy, 2005)
Barcelona: Oniro, 2008; 268 pp.; col. La lámpara mágica; trad. de Noemí Risco; ISBN: 978-84-9754-315-6. [Vista del libro en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Fantasía.
Miri es una chica de 14 años, huérfana de madre. Vive en Monte Eskel, un pueblo minero que es un territorio aislado de Danland y ni siquiera es una provincia pues no hay en la zona ninguna familia noble. Cuando los sacerdotes del reino dicen que la próxima princesa debe proceder de Monte Eskel, los gobernantes indican que todas las chicas candidatas a ser la futura esposa del príncipe heredero deben ir a una Academia. En ella, durante un curso, una tutora las preparará para la fiesta donde conocerán al príncipe, que no se sentirá obligado, sin embargo, a elegir a la primera de la Academia. Ese hilo argumental se anuda con otros —el resquemor de Miri hacia su padre, su amistad con un chico llamado Peder que teme por el futuro de Miri—, y luego se tensan todos con las rivalidades entre las chicas y con algunos singulares descubrimientos que hace Miri.
Un factor importante para el atractivo de la historia está en la personalidad de la encargada de preparar a las pueblerinas en candidatas a princesas. Profesora Olana, como se hace llamar, es inolvidablemente odiosa y autoritaria: las chicas de la Academia le tienen ganas desde que aparece y, lógicamente, igual les ocurre a los lectores.
La narración habla bien de amabilidad hacia los demás, sean quienes sean: una de las chicas le dice a Miri que «no me gusta hablar de todo eso de los de mayor o menor rango. Se trata simplemente de buenos modales. Me parece que si quieres causar buena impresión, entonces deberías tratar a las personas como si fueran todas de una categoría superior, aunque Olana crea que no lo son».
Como es propio del género, hay algunos dichos y lemas que guían a los personajes: unos interesantes como el «no dudes si sabes que está bien. Sólo muévete», de Miri; otros más propios de libros de autoayuda, o que podrían estar pegados en los vestuarios de los equipos de la NBA, del tipo «el pensar que es imposible hace que lo sea»… En cualquier caso, ni eso ni otras pegas que se le podrían poner a la historia —como la de que no es del todo convincente la forma casi telepática en que se comunican los habitantes de Monte Eskel— impiden que se lea con gusto.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo