Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'BAUER, Josef Martin' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
b
Filtrar por países:
BAUER, Josef Martin
Escritor alemán. 1901-1970. Nació en Taufkirchen, Baviera. Desde 1927 fue redactor del periódico local de Dorfen, ciudad en la que falleció. Compuso Tan lejos como los pies me lleven a partir de varias entrevistas con su protagonista real, que trabajaba entonces en una imprenta y que falleció en 1983, le pidió que no se publicase su verdadero nombre. La novela se publicó en 1955 y tuvo una gran difusión.

Bauer-Pies.jpg
Tan lejos como los pies me lleven
(So weit die flüsse tragen, 1955)
Barcelona: Edhasa, 2004; 576 pp.; trad. de Pere-Albert Balcells; ISBN: 84-350-0944-0.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Aventura.
El relato comienza cuando Clemens Forell, alistado en el ejército alemán en 1944 y hecho prisionero por los rusos al final de la guerra, viaja en un convoy cuyo destino final es una mina de plomo en el extremo nororiental de Siberia: allí deberá estar veinticinco años. La primera mitad del libro cuenta su vida y su trabajo en ese lugar, y un frustrado intento de fuga. La segunda mitad es su escapada, desde 1949 hasta 1951, atravesando toda Siberia, viviendo temporadas en poblados de nativos y en compañía de otros cazadores fugitivos, hasta que logró llegar a Teherán, desde donde fue repatriado en 1952.
Son excelentes las descripciones del trabajo y del entramado de relaciones humanas en la mina de plomo, donde hay personajes inolvidables, como el líder del grupo Leibrecht y el doctor Stauffer, el que impulsa y facilita la fuga de Forell. También son magníficas las páginas del vagabundeo por la estepa siberiana y las que narran los periodos de tiempo que Forell pasa en poblados siberianos y el que malvive junto a unos buscadores de oro. La novela como tal pierde fuelle, aunque no interés, en su tramo último: hay quien supone que falló la cooperación entre protagonista real y periodista, como si el verdadero Forell hubiese decidido no contar todas las cosas, o como si el miedo que le atenazaba y el deterioro interior que sufría hubieran borrado semanas enteras de su memoria...

Esta caída de tensión y de nivel arroja dudas sobre la verosimilitud de lo demás que se cuenta y deja descompensada la narración, tan detallista y cuidada durante casi quinientas páginas. Aún así, cabe calificarla en su conjunto de apasionante aventura pues todo en ella es interesante: la vida en la mina, la huida en solitario, las historias de caza y pesca, la convivencia con gente asombrosa, lo que se trasluce de la organización demencial del colectivismo estalinista... De un modo que sucede pocas veces, el lector se ve impulsado al mismo tiempo a leer deprisa y despacio, a desear pasar la página para ver cuanto antes qué ocurrirá luego y a frenar su ritmo para no perderse detalle. A esto contribuye no poco el talento literario con el que se reconstruye todo el mundo interior de pensamientos y emociones del protagonista, la viveza con la que se transmite cómo siente que ha huido de una prisión para quedarse atrapado dentro de otra de muros impalpables: Siberia, una tierra que si es desconfiada es «también el país de la misericordia», como dice un personaje.

Al comienzo del libro se incluye un penoso planito del recorrido que hizo Forell: no hubiera costado mucho poner un mapa mejor y hubiera mejorado una edición que, por otra parte, tiene calidad.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo