Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'JUSTER, Norton' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
j
Filtrar por países:
JUSTER, Norton
Escritor norteamericano. 1929-. Nació en Brooklyn, Nueva York. Arquitecto, urbanista. Actualmente, profesor emérito de diseño en el Hampshire College. Vive en Amherst, Massachusetts.

JusterCabinaM.JPG
La cabina mágica
(The Phantom Tollbooth, 1961)
Madrid: Anaya, 1998, 3ª impr.; 256 pp.; ilust. de Jules FEIFFER; trad. de Alberto Jiménez Rioja; ISBN: 84-207-9003-6. Nueva edición en 2015; 272 pp.; col. Libros para jóvenes, Clásicos Modernos; trad. de Alberto Jiménez Rioja; ISBN: 978-8467873535. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Milo, un chico de diez años que se aburre, recibe un misterioso coche de juguete y una especie de cabina de peaje que lo conducen a un viaje sorprendente en el que debe cumplir una misión inesperada. Milo pasa por lugares como Las Expectativas, La Murria, Diccionópolis, el Bosque de los Puntos de Vista, las ciudades de Ilusiones y Realidad, el Valle del Sonido, la isla de las Conclusiones, Digitópolis, las montañas de Ignorancia, el Castillo en el Aire... Cumple su misión ayudado por compañeros como Toc, un cronocán o perro cuyo cuerpo es un reloj-despertador, y el Embaucador, un insecto tipo escarabajo. Y después de superar enemigos de toda clase, Milo sabe que es mejor equivocarse con razón que acertar sin ella, que los Castillos en el aire no dejan de ser cárceles por muy bonitos que sean, que con frecuencia lo que puedes hacer es sencillamente lo que quieres hacer, y, sobre todo, que hay cosas que son posibles si no sabes que son imposibles...
JusterRP.jpg
La recta y el punto
(The Dot and the Line, 1963)
México: Fondo de Cultura Económica, 2005; 76 pp.; col. Los primerísimos; trad. de Tomás Granados Salinas; ISBN: 968-16-7052-3. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Álbumes ilustrados.
Una línea recta, enamorada de un frívolo punto, averigua qué tiene qué hacer para ganárselo.
Todo el mundo está de acuerdo en conceder el primer puesto en la literatura del «nonsense» a Alicia y a su autor, un brillante matemático como Lewis CARROLL. En la competición por el segundo destaca este relato de casi un siglo después, firmado por un arquitecto que, colocando en su sitio cada frase y cada episodio, levanta una obra singular en la que son compatibles la claridad con la sutileza y la sátira con la cordialidad. Juster presenta el conocimiento como aventura y, multiplicando los juegos de palabras y las situaciones hilarantes, comunica significado y diversión a cada personaje y cada escena. Es difícil encontrar un libro con tanta cantidad de seres alucinantes (y que podemos reconocer a veces tan cerca) como, por ejemplo, el Dodecaedro, capaz de resolver incluso lo absurdo: «Mientras la respuesta sea correcta, ¿a quién le importa si la pregunta es errónea? Si quieres que las cosas cobren sentido, tendrás que añadírselo tú mismo». Por otra parte, la traducción castellana es cuidadosa y las expresivas ilustraciones cumplen bien su función.

La recta y el punto es un inteligente relato, aparentemente sencillo pero divertido y sugerente, compuesto con un talento gráfico que atrae al lector y estimula su espíritu de observación.
Enemigos acechantes y pegajosos

En la fase final de su viaje, Milo y sus compañeros deben enfrentarse a unos seres acechantes, como el Terrible Trivial, «demonio de tareas insignificantes y trabajos inservibles, ogro del esfuerzo derrochado y monstruo del hábito», cuyo pensamiento es que «si sólo haces las cosas fáciles e inútiles, nunca tendrás que preocuparte por las importantes, tan difíciles. Sencillamente, no tendrás tiempo». Otro monstruo peculiar del que deben despegarse es el Gigante Gelatinoso, que siempre teme afirmar algo con rotundidad, y sus frases son «bueno, más o menos, así es, pero podríamos decir que, en comparación, no. Quiero decir que vaya, que relativamente tal vez, o en otras palabras, que apenas muchísimo». Para llegar hasta Rima y Razón, deben superar las pegas que les pone el Estupefáctor, un tipo que conduce «a la gente a encontrar lo que no busca, oír lo que no escucha, correr detrás de lo que no persigue, y oler lo que no existe», según él mismo declara. Y cuando logran escapar con Rima y Razón, son asaltados aún por otros tipos no menos siniestros. Entre ellos, por los tres demonios del Consenso, «uno, alto y delgado; otro, bajo y rechoncho, y el tercero, exactamente como los otros dos. Como siempre, se movían en círculos ominosos, porque, si uno decía “aquí”, el otro decía “allí”, y el tercero estaba perfectamente de acuerdo con ambos». Y también por la Futiculsa, figura pequeña y patética vestida con andrajos, que «mascullaba las mismas cosas una y otra vez, en voz baja y penetrante: “he estado enferma, alguien había arrancado esa página, he perdido el autobús, pero los demás tampoco lo hicieron” [...] Parecía bastante inofensiva y educada, pero si te cogía por banda, era muy difícil librarse de ella».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo