Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'WATTERSON, Bill' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
w
Filtrar por países:
WATTERSON, Bill
Dibujante norteamericano. 1958-. Nació en Washington. Licenciado en Ciencias políticas. Publicó tiras cómicas de CALVIN Y HOBBES durante diez años, entre 1985 y 1995.

Watterson01.jpg
CALVIN Y HOBBES
(CALVIN AND HOBBES, 1985)
Los libros publicados hasta la fecha, ordenados según la fecha de publicación original que figura en las ediciones en castellano, que no coincide con el orden en que han sido publicados en España, son los siguientes:
Calvin y Hobbes para principiantes, 2001 (The Essential Calvin & Hobbes, 1988); El nuevo Calvin y Hobbes Clásico, 2000 (The Authoritative Calvin & Hobbes, 1990); El gran Calvin y Hobbes ilustrado, 2000 (The Indispensable Calvin & Hobbes, 1992); Cada cosa a su tiempo, 1999 (The Days Are Just Packed, 1993); Felino Maníaco Homicida, 1997 (Homicidal Psicho Jungle Cat, 1994); El último libro de Calvin y Hobbes, 2001 (The Calvin & Hobbes Tenth Anniversary Book, 1995); En todas partes hay tesoros, 1996 (There´s Treasure Everywhere, 1996); Un mundo mágico, 1998 (It´s a Magical World, 1996). Barcelona: Ediciones B; trad. de Fco. Pérez Navarro; ISBN: 84-666-5000-8, 84-666-0177-5, 84-406-9914-X, 84-406-0641-9, 84-406-9462-8, 84-666-0474-X, 84-406-7413-9, 84-406-9768-6.
Además está el álbum Calvin y Hobbes. Páginas dominicales 1985-1995 (Calvin & Hobbes Sunday Pages 1985-1995), que contiene páginas ya publicadas en libros anteriores, en Barcelona: Ediciones B, 2003; 95 pp.; edición bilingüe, trad. de Fco. Pérez Navarro; ISBN 84-666-1230-0.
12 años: lectores adolescentes.
Cómic.
Calvin tiene seis años, es hijo único y se define a sí mismo como «un niño del siglo XXI atrapado en una familia del XIX». Juega habitualmente solo o con su tigre de peluche, Hobbes, que cuando está con Calvin a solas le replica o hace comentarios de asombro por el comportamiento del ser humano que tiene a su lado. Sus padres y su amiga Susie sufren a Calvin: nunca disfrutan. Una profesora mayor, la señorita Carcoma, intenta dar clase a Calvin; un compañero matón le amarga la vida en ocasiones.

Mediante varios hilos argumentales, Watterson dibuja los diferentes aspectos de la vida de Calvin: su imaginación capturada por personajes de cómic y siempre soñando con tener superpoderes increíbles; su deseo continuo de ver la tele y los choques con sus padres por ese motivo; su actitud en clase y su nula disposición para estudiar; sus conversaciones filosóficas y sus juegos con Hobbes; sus peleas con Susie... Y las relaciones con unos padres normalmente desbordados: «Cuando oigo decir a la gente que quiere redescubrir al niño que llevan dentro, me entran ganas de gritar», dice su madre.
Las tiras de CALVIN Y HOBBES son equiparables a las de CARLITOS y MAFALDA en su coherencia y en su genialidad. Lectores de muchos periódicos han disfrutado y disfrutan con Calvin, un chico de seis años de ahora mismo, y Hobbes, su tigre de peluche, con el que juega y habla. Watterson hace unos dibujos más nerviosos que SCHULZ y QUINO, y es igualmente penetrante y crítico, en lo psicológico y en lo social. Pero, lejos de la mirada compasiva con que ambos dibujan a sus personajes, Watterson realiza una radiografía tan aguda y divertida como cruel y desalentadora, de un niño que representa como nadie la cultura del victimismo y de la queja, en la que vive y de la que se aprovecha todo lo que puede. Calvin es un chico listo que, como Mafalda, sabe realizar preguntas incisivas a sus padres: «¿Qué seguridad tengo de que vuestra educación no me está estropeando?»; o reprochar a su profesora que «¡si no he aprendido nada es porque usted no debe ser una buena maestra!». Pero, a diferencia de Mafalda, el comportamiento de Calvin sigue luego la peor pauta posible: reclama constantemente su libertad... para ver la televisión; invoca sus derechos constitucionales a la felicidad... para ser un ignorante; fastidia conscientemente a sus padres: «¡Si tengo que irme a la cama cuando aún es de día, me levantaré cuando aún sea de noche!»; hace el propósito de huir de cualquier cosa desagradable, y cuando Hobbes le replica, «¿No es una forma muy engañosa de enfocar la vida?», Calvin responde: «No quiero pensar en eso»...

Watterson realiza una crítica demoledora de la nefasta influencia que tienen en el niño tanto el espíritu consumista como los medios de comunicación y el mundo del espectáculo. Esto da lugar a un ser como Calvin, a quien la simple felicidad ya no le basta: «¡Exijo la euforia!». Pero no menos feroz es su ataque a la complicidad del niño (como representante genuino de toda una mentalidad pasiva): «Cuando crezca no pienso leer los periódicos, pasaré de los problemas serios y tampoco iré a votar», dice Calvin a Hobbes en la primera viñeta. «Es mi forma de quejarme de que el Gobierno no me representa», continúa en la segunda. «Después, cuando todo se vaya al cuerno, podré decir que el sistema no funcionaba y justificaré mi falta de participación», añade en la tercera. Y en la cuarta, Hobbes apunta que es «un plan ingeniosamente autojustificante»; «Es más divertido criticar las cosas que arreglarlas», remata Calvin.
La mente del dibujante

En El último libro de Calvin y Hobbes se contienen comentarios del autor sobre la historia de la confección de las tiras, sobre aspectos del modo en que concibió y realizó su trabajo, sobre algunas dificultades técnicas y editoriales que tuvo. Como además se incluyen algunas de las mejores tiras según el propio Watterson, puede ser calificado como el más ilustrativo de todos los álbumes citados. En esa misma dirección es también interesante conocer el álbum Calvin y Hobbes. Páginas dominicales 1985-1995, pues en él figura el catálogo de una exposición que contiene páginas dominicales seleccionadas por el autor y acompañadas de observaciones suyas de distinto tipo.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo