Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'SAMANIEGO, Félix María' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
s
Filtrar por países:
SAMANIEGO, Félix María
Fabulista español. 1745-1801. Nació y falleció en Laguardia, La Rioja. Estudió Leyes.

SamanLech.jpg
La lechera.
Ilust. de Gustave Doré.
Fábulas
(1781-1784)
Ediciones de distinta clase son:
—Fábulas (1781 a 1784). Madrid: Anaya, 2005, 6ª impr.; 287 pp.; ilust. de J. J. Grandville; col. Tus libros; edición, apéndice y notas de Emilio Pascual; ISBN: 84-207-3808-5.
—Fábulas. Barcelona: Lumen, 1989; 118 pp.; col. Grandes autores; ilust. de Gustave DORÉ; ISBN: 84-264-3051-1.
—Fábulas de Iriarte y Samaniego. Madrid: Ediciones Internacionales Universitarias, 1998; 240 pp.; col. Cita de letras; ISBN: 84-89893-45-4.
—En la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes hay también una edición en línea.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Siguiendo a fabulistas anteriores como ESOPO y LA FONTAINE, escribió las primeras fábulas que se redactaron de modo sistemático en España. Como corresponde a tiempos ilustrados, Samaniego quiso fabricar «el primer pasto con que se debe nutrir el espíritu de los niños, las máximas morales, disfrazadas con el agradable artificio de la fábula». Compuso sus fábulas con soltura y espontaneidad, sin preocuparse mucho de la corrección métrica o de la categoría literaria. Intentó hacer reflexiones de validez universal acerca de los comportamientos humanos, concluyendo con moralejas muchas veces acertadas y algunas otras con un sesgo más bien utilitarista. Entre las segundas se puede recordar El león y el ratón: «Conviene al poderoso / para los infelices ser piadoso, / tal vez se puede ver necesitado / del auxilio de aquel más desdichado». Y entre las primeras, algunas tan conocidas como La lechera o como La zorra y el busto: «Dijo la zorra al busto, / después de olerlo: / “Tu cabeza es hermosa, / pero sin seso”. / Como este hay muchos, / que aunque parecen hombres / solo son bustos».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo