Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'PUSHKIN, Alexander' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
p
Filtrar por países:
PUSHKIN, Alexander
Escritor ruso. 1799-1837. Nació en Moscú, de familia noble, y recibió una educación excelente. Por sus actividades políticas fue desterrado al Cáucaso. Cuando más tarde regresó, su consideración como escritor y en la vida social llegó a ser muy grande. Falleció en San Petersburgo a consecuencia de un duelo.

PushkinCuentos.jpg
El zar Saltán y otros cuentos rusos
(1830)
Palma de Mallorca: José J. Olañeta, 2000; 101 pp.; col. Érase una vez... Biblioteca de cuentos maravillosos; ilust. de Boris Zvorykin; trad. y prólogo de Carmen Bravo-Villasante; ISBN: 84-7651-125-6. Nueva edición sólo de El zar Saltán (Tsar Saltan), en Madrid: Gadir, 2013; 51 pp.; ilust. de Ivan Bilibin; versión de Enrique Moya Carrión; ISBN: 978-84-940667-6-4.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Cuatro relatos. El cuento del Zar Saltán, también editado en una versión ilustrada por Guennadi Spirin, narra que el zar se casa con una chica cuyas hermanas traman luego un plan para matarla. El cuento de la Zarevna muerta y los siete guerreros viene a ser la historia de Blancanieves pero ahora no son enanitos sino guerreros quienes cuidan a la zarevna. El cuento del pez de oro es una nueva versión del cuento de los Grimm titulado El pescador y su mujer. El cuento del gallo de oro, el más cortito, habla de un eunuco que regala al zar Zadón un gallo que, colocado en la veleta más alta, siempre avisa de cualquier amenaza; pero, aunque el zar promete concederle al eunuco cualquier deseo, no lo hace cuando llega el momento...
PushkinHijaC.JPG
La hija del capitán
(1836)
Madrid: Anaya, 1991; 200 pp.; col. Tus libros; ilust. de Hugo Figueroa; trad. y apéndice de Amaya Lacasa; ISBN: 84-207-4258-9.
Otra edición en Madrid: Alianza, 2003; 208 pp.; col. El libro de bolsillo; trad. de Ricardo San Vicente; ISBN: 84-206-3453-0. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
Rusia, siglo XVIII. Cuando reina Catalina II, Pugachov encabeza una rebelión de los cosacos. María Ivanovna es la hija del capitán de un fuerte desasistido; Piotr Andréyevich, oficial en ese fuerte, deberá enfrentarse a numerosos peligros para salvarla.
Pushkin intentó, con éxito, una renovación de la literatura de su país, buscando una síntesis europeo-rusa, modernizando el lenguaje y emprendiendo libros de variado estilo. Ha pasado a la historia como el poeta ruso por excelencia, pero consiguió destacar en todos los géneros. Obtuvo un gran éxito con cuentos como los indicados, que fueron redactados en verso, a partir de narraciones que le contó al autor su niñera, Arina Rodionóvna, durante su exilio en la aldea de su madre durante los años 1824 y 1825, y puestos por escrito hacia 1830.

Pero si en ese caso el autor intentaba recrear narraciones populares conocidas, La hija del capitán responde a otro propósito. Pushkin veía en Walter SCOTT al maestro de la novela histórica y, siguiendo su línea, escribió novelas históricas románticas exaltando la fidelidad y la valentía pero, contrariamente a Scott, su estilo era sobrio y directo, y daba prioridad al desarrollo rápido de la trama sobre la pintura de los personajes a los que, sin embargo, dota de vigor con pocos trazos.

Así, al encontrarse Piotr con Surin, capitán de un regimiento de húsares, éste se retrata en dos comentarios. Uno, al ofrecerse a enseñarle a jugar al billar: «Es indispensable para los que somos militares. Por ejemplo, llegas en una marcha a un pueblecito. ¿Qué vas a hacer? No va a ser todo pegar a los judíos. Quieras que no, tienes que ir a una hostería a jugar al billar; y para eso hay que saber hacerlo». Otro, cuando se entera del deseo de Piotr de casarse con María Ivanovna, e intenta disuadirle: «Soy un hombre honrado y no quiero engañarte: el matrimonio es una tontería». Para conseguir una mayor claridad expresiva, sus descripciones son escasas y sus frases, breves: «Nos pusimos en marcha. En la ventana de la casa del comandante vi a Shvabrin. Su cara expresaba una ira lúgubre. No quise humillar al enemigo vencido y aparté la mirada». Además, para lanzar el interés del lector hacia delante, el narrador recurre a métodos bien probados: «Y de pronto se me ocurrió una idea; pero cuál era ésta lo verá el lector en el siguiente capítulo, como dicen los novelistas a la antigua».
El comienzo no prometía nada bueno

Una muestra del estilo tenso y diáfano de Pushkin. Estando a punto de ser interrogado por sus relaciones con el jefe rebelde Pugachov, Piotr cuenta los preliminares así: «Llegué a Kazán, devastada y quemada. En las calles, en lugar de casas, había montones de escombros y se levantaban muros ennegrecidos sin tejados ni ventanas. ¡Ésta era la huella de Pugachov! Me llevaron a un fuerte que había quedado indemne en medio de la incendiada ciudad. Los húsares me entregaron al oficial que estaba de guardia. Este mandó llamar al herrero, y el herrero me puso en los pies una cadena y la remachó. Luego me condujeron al calabozo y me dejaron en una celda estrecha y oscura, con las paredes oscuras y una ventanilla enrejada. Este comienzo no prometía nada bueno».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo