Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'ZWEIG, Stefanie' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
z
Filtrar por países:
ZWEIG, Stefanie
Escritora alemana. 1932-2014. Nació en Leobschütz, Silesia. Emigró con sus padres a África en 1938, huyendo de la persecución nazi. Volvió a su país después de la guerra. Fue periodista. Autora de varios libros. Falleció en Frankfurt.

ZweigCorKik.jpg
Corazón kikuyu
(Vivian und Ein Mund voll Erde, 1980)
Zaragoza: Edelvives, 2004; 212 pp.; col. Alandar; edición alemana del año 2001 con un apéndice final de la autora; trad. de María Dolores Ábalos; ISBN: 84-263-5186-7. [Vista del libro en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Años de infancia de una niña de seis años llamada Vivian en Kenia, desde poco tiempo antes de la segunda Guerra Mundial hasta poco tiempo después de su término. Vivian vive con su padre, que tuvo que huir con ella de Alemania por ser judíos, y que trabaja como encargado de una granja. En tercera persona, pero desde la mirada y los sentimientos de Vivian, se cuenta su especial amistad con Jogona, un chico de su edad hijo del capataz; sus reacciones de celos y rechazo hacia Hanna, una mujer que vive con su padre una temporada; sus relaciones con los vecinos, el expansivo boer De Bruin y el sabio bwana Simba; sus estancias en el colegio para europeos...
Rico relato con una fuerte carga autobiográfica, como señala la misma escritora en un epílogo titulado «Vivian» que añadió para la edición que se hizo del libro el año 2001. En él se describen los escenarios y los sucesos de modo poético pero, a la vez, sobrio, y el lector acaba viendo y sintiendo como Vivian.

Se nos habla de cómo contempla a los pelícanos y grandes marabúes negros, que se pasean erguidos entre los flamencos; de su familiaridad con los sonidos propios de los animales, el canto mañanero de los gallos o los gemidos de las hienas; de cómo le gusta la canción del chacal que llora porque se ha comido un zapato; de cómo aprende a narrar historias y cómo disfruta cuando lo hace, saboreando las pausas y manteniendo un semblante impasible.

Se dibujan bien los personajes que la rodean, sobre todo su amigo Jogona, pero también sus vecinos De Bruin y el bwana Simba. El narrador nos cuenta que «con De Bruin su padre hablaba siempre de la guerra de Alemania. Entonces su voz era cansina y sus palabras tristes. Con el bwana Simba hablaba de la guerra de Troya. Entonces desaparecía el cansancio de sus palabras y a veces se reía, pese a que en realidad tuviera que llorar por el valiente Aquiles».

De todos modos, quizá la línea del relato que predomina y la que le da un especial poder conmovedor, es el contraste entre los diferentes enfoques vitales de Vivian y su padre, pues ella continuamente percibe que su padre no entiende cosas elementales. Así, cuando la radio transmite la noticia del estallido de la guerra mundial, Vivian comenta con su padre que también ese día han llegado las grandes lluvias y, al responder su padre con un simple «Ah, ya», el narrador señala: «Su padre seguía sin ver la importancia de las cosas y consideraba la guerra, que no se podía ver, más importante que la gran lluvia, que se sentía en la piel y había transformado por completo la granja». Y, poco a poco, Vivian va comprendiendo a su padre y dándose cuenta que «no era verdad lo que siempre había pensado de él. Su padre no era como un niño que no supiera de nada. Tenía su propia magia, solo que había tardado mucho tiempo en revelarla». Al marcharse, Vivian se deja llevar una vez más por su corazón kikuyo: «Despedirse sin mirarse a los ojos era un viejo hechizo. Quien quería volver a ver a un amigo, tenía que demostrar fuerza a la hora de la separación».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo