Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'TAMARO, Susanna' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
t
Filtrar por países:
TAMARO, Susanna
Escritora italiana. 1957-. Nació en Trieste. Estudió Cinematografía. Después de trabajar unos años como documentalista para la RAI, se dedicó a escribir. Obtuvo un gran éxito con Donde el corazón te lleve (Va dove te porta il cuore, 1994). Ha publicado relatos cortos, novelas y cuentos para niños.

TamaroTobias.jpg
Tobías y el ángel
(Tobia e l´angelo, 1998)
Barcelona: Mondadori, 1999, 2ª ed.; 100 pp.; trad. de Juan Carlos Gentile Vitale; ISBN: 84-397-0402-X.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Martina tiene ocho años. Sus padres están siempre peleándose. Ella se refugia en su abuelo, una persona sensata que sabe ponerse a su altura y darle consejos sabios. Entre otras cosas, el abuelo inventa un juego en el que Martina se llama Tobías. Pero un día su abuelo no viene, sus padres discuten y se marchan, y entonces Martina también se va de casa. En su periplo va dialogando con distintos seres y, en éstas, se le aparece su ángel de la guarda.
Tamaro-Hilb.jpg
Ilust. de Nora Hilb.
Papirofobia ¡no quiero leer!
(Papirofobia, 1999)
Buenos Aires: Atlántida, 2000; 26 pp.; ilust. de Nora HILB; trad. de Eleonor Gorga; ISBN: 950-08-2433-7.
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
Leopoldo es un niño de ocho años al que lo que le gusta es correr, pero al que sus padres no hacen otra cosa que regalarle libros. Hasta que un día, harto, se marcha de casa y encuentra en un parque a un anciano ciego que, al contarle su vida, lamenta no haber terminado un libro. Entonces Leopoldo se ofrece a leerle lo que le faltaba y de ahí surgen descubrimientos inesperados.
Los libros para chicos de la escritora italiana siempre apuntan a un público adulto: normalmente trata de las necesidades afectivas y espirituales de los niños y de la torpeza de los mayores. En todos hay excelentes momentos, con aciertos expresivos y ramalazos de buen humor, pero Tobías y el ángel es el que tiene una estructura más lograda y en el que son más abundantes las reflexiones inteligentes y certeras. Contiene referencias breves a cuentos y relatos de fantasía clásicos: algunas explícitas a Pulgarcito, El patito feo, La pequeña cerillera...; otras no tanto como la del hilo invisible que George MACDONALD hiciera en La princesa y los trasgos. Logra llegar al corazón del lector cuando aborda el mundo interior de Martina, por ejemplo cuando habla de sus sufrimientos y su alivio ante las palabras de tan distinto tipo que conoce: palabras-araña, palabras-termita, palabras-escorpión, palabras-flecha, palabras-llave como las del abuelo, tibias palabras-manta «bajo las que dormirse tranquilos como los enanitos mimados por Blancanieves», palabras-confusión que «parecían importantes y, en cambio, no querían decir nada».

Dentro de los relatos que suelen tratar sobre la importancia de los libros, Papirofobia se singulariza por su curiosa resolución y por su punto de partida poco habitual: los padres lectores son unos egoístas redomados que no perciben las necesidades de su hijo. Además de que resulte imprescindible darle a un chico motivos que le aclaren por qué le compensa gastar el tiempo leyendo, el gran mensaje vuelve a ser el mismo: la importancia primordial del afecto y la dedicación de tiempo de los adultos, también como camino para llegar a los libros, y más aún si quieren animar a un chico como Leopoldo, para quien «todas las letras negras se convertían en un montón de hormiguitas borrachas».
Ángeles con un currículum excelente

El humor y la ironía de Tamaro brota en algunos excelentes diálogos entre Martina y el ángel, ya desde que se le aparece por primera vez:

«—Soy un ángel, querida Marti. Tu ángel de la guarda. [...]

—¿Te has escapado del belén? —preguntó ella.

—¿Escapado? Los ángeles no se escapan nunca. Los ángeles del belén son ángeles de belén. Yo pertenezco a otra división. Soy un ángel de la guarda. [...]

—¿Y qué guardas? ¿Un banco?

El ángel estaba maravillado.

—¡Qué tiempos! —dijo volviendo la mirada hacia arriba—, ¡qué tiempos! Y pensar que antes no había ningún niño que no nos dirigiera todas las noches un saludo, una plegaria. Ahora, en cambio, nos toman por guardias de seguridad... Martina —prosiguió, bajando la voz—, aún no nos hemos entendido. He dicho que soy tu ángel de la guarda, por tanto, te guardo a ti, ¿está claro? Aunque no te hayas percatado, lo hago desde el día en que naciste».

O cuando Martina le pide un milagro a su ángel, que le replica orgullosamente que su currículum es muy bueno y que no tiene nada de saltimbanqui ni de pregonero de circo. O la vez que le aclara que sus padres no son malos sino que tienen miedo:

—«¿Por qué tienen miedo?», pregunta Martina.

—«Porque creen que se han equivocado de camino. Así se reprochan y añoran una vida que nunca ha existido. En cambio, su vida eres tú. A menudo los hombres tienen miedo de la felicidad. Aunque la tienen delante de las narices no estiran la mano para atraparla».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo