Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'LAYE, Camara' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
l
Filtrar por países:
LAYE, Camara
Escritor guineano cuyo nombre era Laye y su apellido Camara, pero que firmaba siempre Camara Laye. 1928-1980. Nació en Guinea-Conakri. Estudió mecánica primero en su país y luego, con una beca, en París. Regresó a su tierra en 1958, después de la independencia. En 1965 se exilió en Senegal, donde falleció.

LayeEnfantNoir.JPG
El niño africano
(L’enfant noir, 1953)
Madrid: Mundo Negro, 1985; 177 pp.; no se indica traductor; ISBN: 84-7295-077-8; agotado. A la derecha, portada de la edición francesa. [Vista de esa edición en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Narración autobiográfica donde se cuenta la vida cotidiana del autor en su niñez y juventud: con su familia primero y en la escuela después. Termina cuando se despide de sus padres para marcharse a estudiar en Francia.
Con una prosa rítmica en la que abundan las repeticiones, el autor compone un relato fluido que muestra las tradiciones y costumbres de su pueblo. No hay quejas, no hay críticas, no hay ironía, no hay énfasis innecesarios; hay agradecimiento, hay simpatía, hay calor familiar, hay deseos de autenticidad. El autor no cuestiona lo que vio, sencillamente cuenta las cosas y va presentando al lector las distintas figuras, en especial las del padre, un herrero y joyero riguroso en el respeto hacia los ritos tradicionales, y la de la madre, una mujer fuerte con poderes inexplicables para el chico. Se describen también con detalle pero con elegancia los ritos de paso hacia la madurez que debían pasar todos los chicos en torno a los doce años: la circuncisión y la ceremonia de los leones, una prueba en la que todos deben vencer el miedo. Al final de su relato, el narrador indica el consejo que le dio su padre justo antes de partir hacia Francia: «Abstente de engañar a nadie, sé recto en tu pensamiento y en tus actos; Dios estará contigo».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo