Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'NESBIT, Edith' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
n
Filtrar por países:
NESBIT, Edith
Escritora inglesa. 1858-1929. Nació en Londres. Fue la más pequeña de seis hermanos. Se casó y tuvo cinco hijos. Le gustaba escribir poesía, pero, debido a la enfermedad de su marido, se dedicó con éxito a escribir cuentos para ganar dinero. Firmaba E. Nesbit, para ocultar al principio su condición de mujer. Falleció en New Romney, Kent.

NesbitBuscTesoros.jpg
Los buscadores de tesoros
(The Story of the Treasure Seekers, 1899)
Madrid: SM, 1987; 192 pp.; col. El Barco de Vapor; ilust. de Francisco MELÉNDEZ; trad. de Juan M. San Miguel; ISBN: 84-348-2294-6. Nueva edición en Córdoba: Toromítico, 2015; 208 pp.; ilust. de Pilar González y Antonio Cuesta; trad. de notas de Nuria Reina Bachot; ISBN: 978-84-15943-38-9. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Los seis hermanos Bastable —Dora, Oswald, Dicky, los gemelos Alice y Noël, y Horace Octavius, al que todos llaman H.O.— son huérfanos de madre y deciden recuperar la fortuna familiar perdida ensayando distintos métodos: buscar tesoros ocultos, hacerse detectives, vender los versos que hace Noël, intentar encontrar un Generoso Benefactor, secuestrar a un chico para pedir un rescate, rescatar a un anciano caballero en apuros, vender jerez a comisión, capturar un ladrón...
Historias de dragones
(1905)
Madrid: Anaya, 1991; 207 pp.; col. Tus libros; ilust. de H. R. Millar y H. Grandville Fell; trad., apéndice y notas de Marisol Dorao; ISBN: 84-207-4309-7.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Diez relatos cortos, publicados juntos en inglés en 1975, con el título del primero, The Last of the Dragons, y que son: The Last of the Dragons, The Book of Beast, Uncle James; The Deliverers of Their Country, The Ice Dragon, The Dragon Tamers, The Fiery Dragon, Kind Little Edmund, The Isle of the Nine Whirlpools; y el cuento Billy the King, incluido en Oswald Bastable and Others, 1905.
NesbitChicosF2.jpg
Los chicos del ferrocarril
(The Railway Children, 1906)
Córdoba: Berenice, 2013; 301 pp.; ilust. de C. E. Brock; trad. de Nuria Reina Bachot; ISBN: 978-84-15441-34-2. [Vista de esta edición en amazon.es]
Nueva edición en Madrid: Siruela, 2015; 216 pp.; col. Las Tres Edades; trad. de Cristina Sánchez-Andrade; ISBN: 978-8416280476. [Vista de esta edición en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Una familia compuesta por Padre, Madre, Roberta, Peter y Phyllis. Cuando Padre desaparece después de una visita extraña, se supone que por algo de su trabajo en el gobierno, la familia debe acomodarse a la nueva situación. Dejan su casa de Londres y se trasladan al campo, a una casa situada cerca de una estación de tren. Madre debe trabajar mientras los niños, dirigidos por la responsable Roberta, intentan no darle disgustos, ayudar en la casa y, naturalmente, conocer el entorno. La narración divierte y tira del lector con distintos hilos: el de saber qué pasó con Padre y el de cómo encauzarán su situación económica; y, de capítulo en capítulo, con la pequeña intriga de los sucesivos episodios y la aparición de otros personajes: el Jefe de Estación, Perks el mozo, un Anciano Caballero al que saludan cuando pasa el tren, un misterioso refugiado ruso, etc.
NesbitCastilloE.jpg
El castillo encantado
(The Enchanted Castle, 1907)
Barcelona: Alba, 1998; 301 pp.; ilust. de H. R. Millar; col. Primeros Clásicos; trad. de Anne-Hélène Suárez; ISBN: 84-88730-32-2. Nueva edición en Madrid: Anaya, 2017; 320 pp.; col. Clásicos modernos; ilust. de Raúl Allen; trad. de Jaime Valero; ISBN: 978-8469833902; [vista de esta edición en amazon.es]. Otra más en Sevilla: El Paseo, 2017; 294 pp.; ilust. de H. R. Millar; trad. de Nuria Reina Bachot; ISBN: 978-84-945509-9-7; [vista de esta edición en amazon.es].
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Tres hermanos, Jerry, Jimmy y Kathleen, han de pasar unos días en casa de la profesora de Katheen. Salen al bosque a pasear y descubren un castillo ruinoso y, en un jardín interior, a una chica que parece La Bella Durmiente que luego resulta ser la sobrina del ama de llaves de lord Yalding, el dueño del castillo. Esta les enseña una habitación misteriosa y el encantamiento se hace real: encuentran un anillo que hace invisible a quien lo lleva. El anillo se lo irán poniendo unos y otros pero pronto descubrirán que no es, simplemente, un anillo de invisibildad: también concede deseos y cambia la percepción de las cosas.
Los buscadores de tesoros, publicado al principio por entregas y como libro en el año 1899, es el primer relato de Nesbit sobre los Bastable, unos chicos entusiastas de KIPLING y El libro de la selva, y el que la empezó a dar popularidad. Cuenta con unos protagonistas creíbles, con que las situaciones y los diálogos son divertidos, y con unos irónicos y eficaces acentos feministas: cuando el narrador cuenta los problemas económicos de su familia indica que «se fueron las criadas y sólo quedó una chica para todo. De una buena chica para todo suele depender gran parte de la comodidad y el bienestar»; o cuando habla del diferente talante a la hora de afrontar las cosas entre sus hermanas y él, señala que «las chicas no valen para explorar África ni nada por el estilo; son de una delicadeza bárbara».

Los chicos del ferrocarril es un relato en muchos aspectos semejante al anterior. Así, aparte de los parecidos argumentales, no faltan en él ni la figura del Generoso Benefactor ni las citas literarias en bocas de los niños, de Kipling o Shakespeare, que dicen bastante de su educación literaria. Pero, sobre todo, la escritora usa un recurso al que más adelante me referiré: el misterioso narrador, que a veces usa la primera persona como por despiste o incluye paréntesis hablando directamente al lector, se acaba delatando porque su mundo interior es el único que se revela y, según avanza la historia, no se resiste a elogiar su meritorio comportamiento cada poco.

En los cuentos de la autora sobre dragones juguetones, dragones morados, dragones de hielo, dragones de fuego, etc., junto a los ecos de los cuentos tradicionales resuenan nuevas vibraciones, pues la autora sabe armonizar lo tradicional y lo moderno con ingenio y sentido del humor. Al lado de princesas, brujas y hadas, colocará bicicletas voladoras y ascensores. «Nesbit no inventa nada: transfiere, transforma, transcribe [...]; más que una escritora, era una magnífica narradora: conocía y utilizaba las frases que hacían que sus oyentes-lectores se encontraran a gusto: “todos sabéis que hubo un tiempo en que los dragones eran tan corrientes como lo son hoy los autobuses, y casi lo mismo de peligrosos”; [...] “las garras del dragón eran tan largas como las clases de los lunes”» (Marisol Dorao). Uno de los cuentos, Edmundo y el basilisco, trata de un chico «que era inaguantable pero los que le querían, y especialmente su abuela, que le adoraba, opinaban que lo que le pasaba era que tenía una mente inquisitiva». Otro Edmundo, que también tendrá problemas en sus relaciones con un dragón, será protagonista de varios títulos de las CRÓNICAS DE NARNIA, de C. S. LEWIS, que son deudoras del estilo bromista y de las historias de Nesbit sobre niños normales enfrentados a circunstancias extraordinarias.

En cuanto a El castillo encantado, donde se usa el viejo recurso del anillo que vuelve invisible a su portador, y que TOLKIEN explotará más tarde con tanto talento, es una historia más compleja y menos lograda que otras. Suceden demasiadas cosas, por momentos las situaciones son confusas, y el hecho de que los adultos acaben participando e interviniendo en los descubrimientos mágicos de los chicos lo vuelve todo menos creíble. Eso sí, el relato tiene incidentes jugosos y situaciones cómicas, y la soltura descriptiva propia de Nesbit para presentar con gran naturalidad el comportamiento de sus protagonistas es la de siempre. Un pequeño ejemplo: cuando los tres hermanos entran en un lugar oscuro, Gerald, que tiene la costumbre de radiarlo todo en alto, comenta: «—Los jóvenes exploradores (…), deslumbrados ante la oscuridad de la cueva, no podían ver nada. —La oscuridad no deslumbra —dijo Jimmy».
Historias inaguantables

Uno de los aciertos de Los buscadores de tesoros es la figura del narrador, uno de los chicos Bastable que, ya en la primera página, señala que «uno de nosotros es el que cuenta la historia, pero no os voy a decir quién: a lo mejor lo hago al final de todo. Mientras dure la historia, podéis intentar adivinarlo, sólo que apuesto a que no lo conseguís». Pero, a continuación, el texto señala con frecuencia cosas como: «Oswald suele pensar a menudo cosas interesantes. En cuanto lo pensó, no se calló como habrían hecho algunos...», «se dice de Oswald que tiene un aspecto muy varonil para su edad», «Oswald es un chico de carácter firme e inflexible...». En cualquier caso, a pesar del buen juicio que tiene de sí mismo, Oswald es simpático, magnífico lector, como todos los hermanos Bastable, y, por tanto, excelente conocedor de lo que quieren sus lectores: «Yo también he leído libros y sé lo inaguantable que es una historia cuando comienza así: “¡Ay! —dijo Hildegarda suspirando profundamente—. Contemplemos por última vez esta mansión ancestral...” Y entonces otro personaje dice algo... y durante páginas y más páginas no sabéis dónde está la casa, ni quién es Hildegarda, ni nada del asunto». Por lo que, dirá más adelante, «no me vais a pescar diciendo: “así transcurrieron lentamente aquellos tristes días”..., o “pasaron los años en su cansado discurrir...”, o “corrió el tiempo...” porque es una bobada: claro que corre el tiempo, lo mismo si lo dices como si no».
Una horrible princesa

Un texto tomado de El último dragón puede dar una idea de la clase de magia cómica que usa Nesbit.

«Del fondo de la cueva salió un sonido áspero y chirriante como de un molino gigante que se despertara y se estuviera desperezando.

El príncipe y la princesa se echaron a temblar, pero no se movieron de donde estaban.

—¡Dragón! —llamó la princesa—. Escuche, dragón. Salga a hablar con nosotros. Le hemos traído un regalo.

—Sí, sí, ya sé qué clase de regalo —gruñó el dragón—. Una de esas hermosas princesas, supongo [...]. Bueno, pues para que os enteréis, no pienso moverme de aquí. Yo nunca me negaré a entablar un combate sin ventajas, una lucha limpia, pero no una de esas peleas amañadas en donde tengo que salir siempre perdiendo, no, muchas gracias. Así es que ya lo sabéis. Si yo quisiera una princesa no tendría más que ir a cogerla, pero como no la quiero, pues eso. ¿Para qué voy yo a querer una princesa?

—Para comérsela, ¿no? —dijo la princesa temblándole un poquito la voz.

—Un cuerno me voy a comer —dijo el dragón, que era un tanto ordinario—. Ni siquiera se me ocurriría tocar una cosa tan horrible.»
Otras tres influyentes novelas

Por su influencia posterior en muchas historias sobre aventuras que viven pandillas de chicos, hermanos o no, merecen ser citadas otras tres excelentes novelas de Nesbit de las que no conozco edición española: Five Children and It (1902), considerada la novela origen de la fantasía infantil moderna; The Phoenix and the Carpet (1904), la mejor de sus obras según algunos críticos; y The Story of Amulet (1906), de la cual C. S. LEWIS tomó elementos para las CRÓNICAS DE NARNIA.

Las tres están protagonizadas por los hermanos Cyril (Squirrel), Anthea (Panther), Robert (Bobs), Jane (Pussy), y el bebé, Hilary (Lamb); y en las tres, por una u otra razón, los padres se ausentan, lo que facilita que sus hijos puedan emprender sorprendentes aventuras y viajes. En la primera novela encuentran a It, un extraño ser con ojos de caracol, orejas de murciélago, manos y pies de burro, cuerpo peludo como de araña: es decir, un Psammead, un duende superirritable que les puede conceder un deseo al día. En la segunda compran una alfombra persa y encuentran un huevo un tanto especial del que nace un Fénix, un pájaro elegante y vanidoso que, igual que la Alfombra, puede conceder deseos. En la tercera vuelven a encontrar al Psammead, que ahora ya no concede deseos pero, igual que hacía el Fénix con la alfombra en la segunda novela, puede advertirles sobre cómo usar un Amuleto egipcio, que como en realidad es medio amuleto no puede satisfacer deseos pero sí permitirles realizar viajes temporales para encontrar la otra mitad.

Otras novelas: La Ciudad Mágica, Los Seremosbuenos.

Bibliografía:
Marisol Dorao. E. Nesbit: su vida y sus cuentos (1987). Cádiz: Universidad, 1987; 226 pp.; ISBN: 84-505-6403-4.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo