Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'MOLNÁR, Férenc' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
m
Filtrar por países:
MOLNÁR, Férenc
Escritor húngaro. 1878-1952. Nació en Budapest, de padres judíos. Estudió Leyes en Budapest y Ginebra, fue periodista y autor teatral. Al ver el ascenso nazi se refugió primero en Italia y emigró a EE.UU. durante la segunda Guerra Mundial. Murió en Nueva York.

MolnarMuchachosPal.jpg
Los muchachos de la calle Pal
(A Pál utcai-fiúk, 1906)
Valencia: Alfredo Ortells, 1980, 2ª ed.; 173 pp.; col. Clásicos de la Juventud; introducción y trad. de José-Félix; ISBN: 84-7189-022-4. Nueva edición en Barcelona: Bambú, 2011; 216 pp.; col. Exit; trad. de Adán Kovacsics; ISBN: 978-84-8343-150-4.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Budapest. Durante doce días del mes de marzo, dos pandillas disputan a causa de un solar sin edificar. Los dos jefes son Boka y Feri Ats, dos chicos con condiciones de liderazgo. El pequeño Nemecsek, el único soldado de la pandilla de Boka, pues todos los demás tienen algún cargo, intentará sumar méritos y, enfermo, se levanta de la cama para luchar en la pelea decisiva.
Molnár escribió su obra inspirándose un poco en los personajes infantiles de Mark TWAIN. Describe con veracidad los rasgos psicológicos de los chicos y enfoca siempre a los adultos desde los ojos infantiles. Conduce la acción con ritmo algo lento y detallista, sin que falten pinceladas de humor y de poesía. Con estilo conciso, refleja con acierto las escenas escolares y el patetismo de la vida. En la conmovedora muerte de Nemecsek no se hace ninguna referencia a Dios o al posible sentido que pudiera tener el sufrimiento. Y así, al final, el narrador nos cuenta que Boka, «por primera vez en su alma de muchacho, intuía vagamente la dura realidad de la vida humana, que obliga a todos a luchar siempre, todos los días, sin pararse. A veces con serenidad, pero más a menudo con una tristeza profunda».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo