Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'GALLICO, Paul' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
g
Filtrar por países:
GALLICO, Paul
Escritor norteamericano.1897-1976. Nació en Nueva York. Fue periodista deportivo en esa ciudad. Luego vivió en Inglaterra y en Mónaco. Fue autor de muchas novelas y de varios libros infantiles.

GallicoGansa.jpg
La gansa blanca
(The Snow Goose, 1941)
Barcelona: Obelisco, 2003; 62 pp.; col. Narrativa; trad. de Lydia Bayona Mons; ISBN: 84-9777-021-8.
Nueva edición en 2007; 78 pp.; col. Libros singulares; ilust. de Angela Barrett; ISBN: 978-84-9777-383-6. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Philip Rhayader, pintor de pájaros y paisajes, jorobado y con el brazo izquierdo deforme, vive solo en un faro situado en la Gran Marisma de Essex. Un día, una niña llamada Fritha le trae una gansa blanca herida y él la cura. Los años pasan y, cada vez que la gansa vuelve de Canadá, Fritha también vuelve y va conociendo más al pintor. En 1940, Rhayader atraviesa con su barca el canal para intentar salvar a los soldados ingleses atrapados en las playas de Dunkirk.
GallicoManxM.jpg
El ratón Manx
(Manxmouse, 1968)
Barcelona: Noguer, 1986, 3ª ed.; 201 pp.; col. Mundo Mágico; ilust. de R. Riera Rojas; trad. de Mary Rowe; ISBN: 84-279-3317-7.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Un artesano muy experto fabrica un día, en un estado entusiasta de gran agitación (borracho), un extraño ratón de cerámica: azul, con orejas de conejo, patas de canguro, y sin cola. Es decir, un ratón Manx. Pero por la noche el ratón cobra vida y, sin que su creador lo sepa, sale de casa y comienzan sus encuentros con distintos personajes: un halcón, un zorro, un tigre, una elefanta, una niña... Pasa por escenarios muy distintos aunque nunca deja de ser muy, muy amable y cortés. Algunos le anuncian el terrible destino que le aguarda cuando encuentre al gato Manx.
Es lógico que La gansa blanca, un relato corto pero emocionalmente intenso, sea el más conocido del autor. Están bien presentados tanto el marco como los protagonistas, está bien narrada la evolución de las relaciones que mantienen entre sí, y tiene un final magnífico, a la vez triste y apoteósico, acerca de una leyenda que corrió entre los soldados que intentaban huir de las playas de Dunkirk: la de un ganso salvaje cuya presencia en medio de los bombardeos era una garantía de salvación...

El ratón Manx tiene otros rasgos. Es una narración amena que precede unos años a obras como El ratón y su hijo, de Russell HOBAN o al álbum Cómo el ratón descubre el mundo al caerle una piedra en la cabeza, de Etienne DELESSERT, que también están protagonizadas por ratones y, a distinto nivel, tratan de los mismos temas: el descubrimiento de la vida, la búsqueda de la propia identidad, el reconocimiento de la diferencia de los demás, la afirmación de la propia personalidad, etc. Lógicamente, la historia también podría colocarse junto a las de los juguetes o muñecos que cobran vida, empezando por Pinocho. Su principal atractivo es que su protagonista tiene un gran encanto: es bondadoso a más no poder pero, según se suceden los distintos episodios, sin perder su bondad, va cayendo en la cuenta de las cosas. Un pequeño ejemplo del buen humor que atraviesa todo el relato está en la escena de un tigre, que se ha escapado del circo y quiere volver a su jaula, y que confiesa lo siguiente al ratón Manx: «¿Sabes cómo estaría si viviese en la selva? Seguramente muerto; al menos llevaría muerto cinco años. Comida para los buitres, eso habría sido ya. Sé muy bien lo que es la jungla. Hambre, charcos sin agua que beber, y cazadores que buscan alfombras. Antes de que nadie pueda darse cuenta te encuentras herido y allí nadie cuida de ti. Te mueres. Mi domador, en cambio, me cuida más que a sus hijos. Me frota la cabeza y me rasca el estómago y me mima. Y cuando estoy enfermo me da medicinas y hasta, si es necesario, me vela de noche. Ningún otro tigre haría eso por mí, puedes estar seguro».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo