Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'O'DELL, Scott' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
o
Filtrar por países:
O'DELL, Scott
Escritor norteamericano. 1898-1989. Nació en Los Ángeles, California. Estudió en la Universidad de Stanford. Fue cámara de cine en Ben-Hur. Periodista. Premio Andersen 1972. Falleció en Mount Kisco, Nueva York.

ODellDelfines.jpg
La isla de los delfines azules
(Island of the Blue Dolphins, 1960)
Barcelona: Noguer, 2001, 18ª ed.; 175 pp.; col. Cuatro Vientos; ilust. de Roc Riera Rojas; trad. de Agustín Gil Lasierra; ISBN: 84-279-3108-5. Nueva edición en 2010, 288 pp.; ISBN: 978-84-279-0098-1.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
Océano Pacífico, Isla de los Delfines, cerca de California, de 1835 a 1853. Una incursión de cazadores de nutrias fuerza que los nativos deban abandonarla. Karana, una chica que tiene doce años en ese momento, no puede irse con los demás y permanecerá sola en la isla durante muchos años. El autor incluye un epílogo-explicación de los hechos reales en los que se basa la historia.
ODellPerlaN.jpg
La perla negra
(The Black Pearl, 1968)
Barcelona: Noguer, 2009; 140 pp.; col. Cuatro Vientos; trad. de Andrés Boch; ISBN: 978-84-279-0088-2.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
La Paz, Baja California, pueblo pesquero. El padre de Ramón Salazar es propietario de una flotilla de barcos dedicados a recoger perlas. Ramón aprende los trucos del oficio pero, sobre todo, sueña con ser él mismo pescador de perlas. Además, está picado con el Sevillano, el mejor pescador de perlas de su padre pero que continuamente se mete con él. Un día que su padre no está, convence al viejo indio Soto Luzón que le lleve a un sitio extraño: unas cuevas submarinas junto a las que vive el Diablo Manta, un gigantesco y misterioso pez que custodia el lugar donde se pueden encontrar las mayores perlas. Cuando Ramón no sigue los consejos del indio y pesca una ostra grande con una perla enorme, la Perla del Cielo, el viejo le augura que no tardará el Diablo Manta en intentar recuperar lo que considera suyo...
ODellEstNegBrAm.jpg
Estrella Negra, Brillante Amanecer
(Black Star, Bright Dawn, 1988)
Barcelona: Noguer, 1990; 127 pp.; col. Cuatro Vientos; ilust. de Pablo Schugurensky; trad. de Miguel Martínez Lage; ISBN: 84-279-3197-2. Nueva edición en 2011; 144 pp.; col. Noguer juvenil; ISBN: 978-84-279-0118-6. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
Alaska. La protagonista y narradora es una chica esquimal. Empieza contando que, desde pequeña, acompañó a su padre en sus cacerías de focas. Luego cómo, cuando su padre sufre un accidente, toda la familia deja su pueblo costero y se trasladan a otro del interior. Y, pasado el tiempo, cómo, cuando tiene dieciocho años, una lesión de su padre propicia que sea ella quien corra la famosa carrera de Iditarod: unas mil doscientas millas entre Anchorage y Nome al frente de un trineo tirado por una veintena de perros.
La traducción española de La isla de los delfines azules deforma un poco la intención del autor, que concibió y presentó el relato de Karana como una historia narrada oralmente: Karana no tiene conocimientos suficientes para redactar unas memorias, pero en la traducción se añaden explicaciones y comentarios tipo «para que sepan los que me leen». Por otra parte, la parquedad y la precisión en las descripciones muestran el modo de ser de Karana; al «elevar estilísticamente» el texto —convertirlo en un lenguaje más culto que el original—, se pierde algo de la frescura de una narración hecha sin concesiones a la imaginación o a los recuerdos.

A pesar de todo, el acento conseguido es íntimo, nada enfático ni emocionalmente recargado. Refleja con acierto y contención los sentimientos de soledad, esperanza, y espíritu de superación. La narración, como la de su modelo Robinson, está en primera persona y es lineal. Toda ella está impregnada de un sincero amor a la naturaleza: «Los animales terrestres, los pájaros, son como la gente para mí ahora, aunque no hablen ni hagan otras cosas que nosotros podemos realizar. Sin ellos este mundo sería un lugar muy triste», declarará Karana. El punto de vista elegido impide cualquier deje irónico al mostrar cómo Karana se plantea desobedecer viejas leyes de su tribu, como las que prohibían a las mujeres fabricar y usar armas. O al presentar las costumbres de su pueblo: «Una tribu en la que todos tenían dos nombres, “el auténtico”, el de veras, que era secreto y raramente se usaba, y otro, digamos, “corriente”, para utilizarlo en el trato normal. Esto se hacía así porque si la gente usa su nombre secreto, acaba por desgastarlo, y luego pierde su magia». O´Dell deja en el lector un poso final de melancolía tranquila, de ingenuidad limpia, de valor y tenacidad realistas.

Entre las otras novelas de O´Dell, que también se basan en hechos históricos y se desarrollan en el mar y en la costa de California, destaca La perla negra, un relato contado en primera persona por el protagonista, que se inicia justo el día en que cumple dieciséis años y su padre lo hace socio de su empresa, y que pone por escrito un año después de los hechos. Desde el principio el narrador logra introducir al lector dentro de la historia y hacerle sufrir, gozar y temblar con él: «Era un sueño tan loco que tan sólo un hombre muy joven y muy tonto podía tenerlo. Sin embargo, tal como algunas veces sucede, aquel sueño se convirtió en realidad». Tiene pasajes magníficos: la escena de venta de la gran perla y la decisión final del padre de Ramón, la feroz persecución del Diablo Manta a Ramón y al Sevillano... Los personajes son creíbles y su personalidad está bien dibujada, en especial las del protagonista y de su rival. Al final, incluso al lector incrédulo le quedan, entretejidas, las sensaciones de admiración por el valor que demuestra Ramón Salazar y de respeto hacia las leyendas que conforman la vida de un pueblo.

La narración de Estrella Negra, Brillante Amanecer es fluida y ordenada. El estilo es lacónico, preciso y, cuando hace falta, informativo, sobre costumbres y modos de vida, o sobre animales y el tiempo tan inclemente de Alaska. La personalidad de la narradora es atractiva por por su sensatez reflexiva y su valentía sin aspavientos. Se dibuja bien, sin ningún exceso, el choque cultural entre el mundo esquimal y el mundo «blanco». Los incidentes de la carrera están bien descritos y se suceden con toda verosimilitud. Es un personaje magnífico el de Oteg, otro corredor esquimal, ya mayor, que ha competido más veces y que protege a Brillante Amanecer porque, a diferencia de sus hijas, sabe atender a sus consejos.
Los sonidos del oleaje

He aquí ejemplos de la nitidez de algunas descripciones de La isla de los delfines azules:

—«un hombre con unos ojos como piedrecitas negras. Tenía la boca como el filo de un cuchillo de piedra»;

—«las olas no hacían un gran ruido, apenas un chasquido suave al tropezar la canoa o pasar bajo ella. En ocasiones los sonidos del oleaje parecían indicar enfado, y en otros momentos daban la impresión de que a mi lado hubiera gente riéndose»;

—«el pulpo estaba flotando en la superficie, y podía ver perfectamente sus impresionantes ojos. Eran del tamaño de unas piedras pequeñas, y le salían de la cabeza, con negras pestañas y centros dorados. En el centro de cada ojo, una mancha negra. Me recordaban los de un fantasma que vi cierta noche en que llovía a cántaros y el rayo culebreaba insistente por los cielos»;

—«algunas veces creía escuchar sus voces (de mi hermana Ulape y mi amiga Tutok) en el viento y, frecuentemente, estando en el mar, el oleaje que batía contra los costados de mi canoa me daba la impresión de ser ellas llamándome».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo