Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'BENTLEY, Edmund Clerihew' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
b
Filtrar por países:
BENTLEY, Edmund Clerihew
Escritor inglés. 1875-1956. Nació en Londres. Fue compañero de estudios y uno de los mejores amigos de CHESTERTON. Fue periodista, publicó libros de poesía —se le considera el creador de un poema humorístico de cuatro líneas que llamó clerihew—, y varias novelas policiacas. Su hijo Nicolas Bentley fue un conocido ilustrador.

Trent's Last Case
(1913)
En la red se puede leer la edición en inglés. En las bibliotecas españolas hay algunos ejemplares de una edición en castellano titulada El último caso de Trent; Buenos Aires: Librería Hachette, 1945; 236 pp.; col. Biblioteca de bolsillo, serie naranja; versión castellana de Vicente Canoura.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Intriga y misterio.
Un hombre de negocios importante aparece muerto en el jardín de su casa, en Inglaterra. El crimen parece haberse cometido de madrugada pues está vestido y no tiene la dentadura postiza puesta. Por las marcas en las muñecas se supone que ha forcejeado antes con su asesino. Tanto su joven viuda como sus dos eficientes secretarios y el personal de su casa dan explicaciones convicentes de su inocencia. Sin embargo, el conocido detective Philip Trent reconstruye todo lo sucedido minuciosamente y lo deja por escrito a la viuda para que use sus revelaciones como le parezca. A continuación, como el caso le ha conmocionado más de lo debido, se marcha fuera del país y prefiere no averiguar más. Pero, pasados unos meses, le llegan noticias que le chocan mucho y decide volver.
Novela que autores como CHESTERTON, Agatha CHRISTIE y Dorothy SAYERS elogiaron como la mejor del género. Uno de los motivos era que fue la primera de un nuevo tipo de relatos policiales: por primera vez el detective protagonista no era un ser infalible como lo habían sido Dupin, Holmes y los demás. Otro rasgo de originalidad, para la época, era que Trent cayera enamorado a la primera de la principal sospechosa.

Leída hoy, aunque sea lenta para los gustos actuales, sigue siendo intrigante y amena, pues la trama está bien urdida, está bien escrita y tiene observaciones al paso muy atinadas. También sigue siendo atractivo su protagonista, Philip Trent, un aristócrata y periodista con aficiones artísticas y deportivas, con un dominio completo de las técnicas policiales del momento, aparte de tener un conocimiento exhaustivo de toda clase de zapatos.

La especial simpatía de Chesterton por esta historia estaba causada por sus cualidades pero también por ser su autor un gran amigo, porque las consideraciones que se hacen acerca del millonario americano eran las mismas que podría haber hecho él, y, en lo que se refiere a la resolución del enigma, por la importancia del elemento «atmósfera» o la idea de que cualquier persona puede cometer un crimen pero hay determinados crímenes que una persona concreta nunca puede cometer.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo