Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'SÁNCHEZ, Gloria' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
s
Filtrar por países:
SÁNCHEZ, Gloria
Escritora española. 1958-. Nació en Pontevedra. Maestra. Autora de varios libros infantiles.

Pie y yo
(Pé mais eu, 1994)
Barcelona: Edebé, 1994, 2ª impr.; 73 pp.; col. Tucán; ilust. de Pablo Prestifilippo; trad. de la autora; ISBN: 84-236-3748-4.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
En distintos capítulos, la narradora explica sus relaciones con la nevera, con un Ratón de su casa, con la Luna, con un Niño, el científico Tulitates, y, sobre todo, con su Pie escayolado, al que cobra un gran afecto. Al final, a pesar de que sea «ridículo lamentarse por un trozo de yeso» y de que su presencia sea «un auténtico fastidio», le gustaría una fórmula que le hiciera libre: «¿Un muñeco de yeso como Pinocho? Él lo había conseguido, aunque contaba sobre todo con el gran amor que le tenía su padre»...
Doctor Rus
(Doutor Rus, 1995)
Barcelona: Edebé, 1998, 7ª impr.; 101 pp.; col. Tucán; trad. de la autora; ilust. de Pablo Prestifilippo; ISBN: 84-236-3805-7.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Un doctor de animales, bestias y bichos pequeños, como él mismo se denomina, cuenta episodios de su peculiar vida profesional. Narra brevísimas historias sobre un topo que quiere ponerse gafas, unos erizos que no quieren espinas, unos elefantes que quieren adelgazar y recortar las orejas y la trompa, un ciempiés que ha perdido una pata y quiere otra postiza, un hipopótamo con un diente picado... El Doctor Rus aprende de sus pacientes: por ejemplo, de un caracol sabio al que le ofrece un suero de la prisa pero que se niega porque «dice que así nunca podría jugar con sus amigos. Iría siempre delante, pero solo». Pero también enseña, por ejemplo, a maridos machistas, como el canguro, a compartir la carga de los hijos, y le pone una bolsita de terciopelo naranja para que su señora no tenga que llevar a las dos crías ella sola. En el último cuento, aprendemos algo más del, hasta entonces, misterioso Doctor Rus.
La Gallina de la Paz
(A Galiña da Paz, 2002)
Barcelona: Edebé, 2008, 2ª impr.; 160 pp.; col. Tucán, serie verde; ilust. de Manuel Uhía; ISBN: 84-236-7554-8.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Una gallina que desciende de Gallinasada, la gallina del milagro de Santo Domingo de la Calzada, se plantea llegar a volar como las palomas y convertirse, ¿por qué no?, en una gallina de la paz. Para eso decide hacer el camino de Santiago y pedirle al santo el milagro. Con reticencias, su amigo Lagarturo decide acompañarla.
En Pie y yo, la autora da muestras de ingenio y talento inusuales para ver la realidad de un modo imaginativo. Y, a la vez, de una gran capacidad para entablar una relación paciente y cordial con las cosas y los seres que nos rodean. El estilo cortado y preciso es un vehículo perfecto para transmitir sentimientos y para dar verosimilitud a situaciones fantásticamente divertidas: el Ratón que le roba un anillo porque se va a casar; otro que ocupa su casa, un «allanamiento de agujero»; la mirada de Pie como la de un pollito desvalido...

El mismo tono tiene Doctor Rus, otro relato sobresaliente de fantasía humorística, un subgénero con pocos representantes duraderos en nuestro idioma. El protagonista se parece un poco, en su ocupación y en algunos rasgos de ingenio, al DOCTOR DOLITTLE de Hugh LOFTING, pero ni sus intenciones ni su talante tienen que ver con él. Con ambos libros, Gloria Sánchez muestra cómo la originalidad puede venir de la mano de un lenguaje sencillo, igual que los cuentos populares de los que confiesa beber.

La Gallina de la Paz es una historia divertida que pierde algo de fuerza en castellano pues una parte del humor se basa en el uso equivocado de algunas palabras y de frases que proceden de refranes y canciones. Otros golpes, que proceden de algunas reacciones características, de cautela o de sorna, sí que funcionan bien aunque no suenen igual. En cualquier caso la narración gusta: los personajes de Gallina y Lagarturo tienen personalidades bien definidas, las descripciones e intervenciones de otros personajes secundarios también son oportunas, son muchas las situaciones con gracia y el escenario interior de la catedral de Santiago es único.
Otros relatos: Juan Alquitrán, ilustrado por Emilio URBERUAGA.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo