Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'NORTH, Sterling' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
n
Filtrar por países:
NORTH, Sterling
Escritor norteamericano. 1906-1974. Nació en Edgerton, Wisconsin. Pasó su infancia en la granja de su familia. Estudió en la Universidad de Chicago. Fue periodista, escritor y editor. Falleció en Morristown, Nueva Jersey.

NorthRascal.jpg
Rascal, mi tremendo mapache
(Rascal, 1963)
Barcelona: Noguer, 2006, 9ª ed.; 160 pp.; col. Cuatro Vientos; ilust. de John SCHOENHERR; trad. de Nieves Morón; ISBN: 84-279-3109-3.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Wisconsin, año 1918. El autor-narrador tiene doce años. Encuentra un pequeño mapache, al que llama Rascal (Pillastre), y se lo lleva con él a su casa. Al cabo de un año ha crecido demasiado y debe marcharse. Se suceden los incidentes: peleas con el cuervo Poe por los objetos brillantes, que fascinan a los dos; destrozos en el vecindario; relaciones tensas con Wowser, un perro San Bernardo, etc.
Huérfano de madre, el protagonista vive con su padre, un pionero naturalista que deja en una libertad completa a su hijo: «Era un padre tranquilo que nunca intentaba detenerme ante ningún azar peligroso [...]. Sabía que yo era capaz de trepar como una ardilla y de nadar como una nutria». Atendidos por una señora contratada y con las visitas ocasionales de sus hermanas, padre e hijo viven a su aire, en contacto con la naturaleza. El estilo de vida en un ambiente rural y las expediciones de caza y pesca con su padre, son la ocasión para dar una enorme información sobre la vida de los animales y las costumbres indias. Pero Rascal es más que una novela documental: North establece paralelismos bien escogidos entre la maduración del mapache y la suya propia, añade toques de sentimentalismo para resaltar el amor a los animales, y sabe dar color a su relato, intercalando anécdotas de los habitantes del pueblo, algunas verdaderamente divertidas. Las excelentes ilustraciones transmiten interés por el mapache, un animal astuto, con descaro simpático y una gran capacidad de aprender. Dejan mal sabor de boca algunos episodios de colegio en los que el protagonista ridiculiza y no demuestra la más mínima piedad hacia un rival.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo