Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'BAQUEDANO, Lucía' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
b
Filtrar por países:
BAQUEDANO, Lucía
Escritora española. 1938-. Nació en Pamplona. Estudió secretariado, profesión que desempeñó varios años. Autora de varios relatos infantiles y juveniles. Su primera novela fue Cinco panes de cebada.

BaquedanoCincoPanes.jpg
Cinco panes de cebada
(1979)
Madrid: SM, 2005, 35ª ed.; 175 pp.; col. Gran Angular; ISBN: 978-8434808751. [Vista del libro en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Muriel, 21 años, es una joven maestra recién destinada a Beirechea, un pueblo del Pirineo navarro. Después de unas semanas de angustia y desánimo, se integra en el pueblo, supera su pavor a las vacas, descubre generosidad oculta bajo capas superficiales de rudeza. Afianza su decisión de ser maestra de pueblo, busca soluciones para las familias que tienen dificultades para enviar a los chicos a la escuela, descubre a su futuro marido...
BaquedanoFantDia.jpg
Fantasmas de día
(1986)
Madrid: SM, 2002, 27ª ed.; 93 pp.; col. El Barco de Vapor; ilust. de Tino Gatagán; ISBN: 84-348-8934-X.
6 años: primeros lectores.
Narrativa: Vida diaria.
Tras un accidente de mula, varios amigos acaban en el fondo de un pequeño barranco. Se toman el pulso y comprueban que el corazón no les late, por lo que suponen que han muerto... Pero, como son capaces de verse y de hablar entre sí, concluyen que son espectros y piensan que, en cuanto devuelvan la mula que cogieron, podrán dejar de vagar como fantasmas. Entretanto, y puesto que los demás no les ven, aún tienen tiempo de hacer algunas travesuras a los vecinos del pueblo.
BaquedanoPuebloSom.jpg
El pueblo sombrío
(2002)
Madrid: Edelvives, 2003, 2ª ed., 4ª reimpr.; 119 pp.; col. Sueños de papel; ISBN: 84-263-4956-0.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Intriga y misterio.
Isabel, una chica universitaria, vuelve a su pueblo navarro en verano después de haber suspendido varias asignaturas, y con una cierta intención de contentar a su padre, viudo, al que no le gusta la vida que lleva en la ciudad. Al reanudar viejas amistades y hacer algunas nuevas, acaba descubriendo un zulo de ETA, cayendo en la cuenta del significado completo de sucesos olvidados de su infancia, y encontrando novio en un chico que se define a sí mismo como «convencional y aburrido».
El éxito sostenido de Cinco panes de cebada durante muchos años se debe, primero, al acierto y al buen humor en las descripciones, sencillas pero que retratan a la perfección tanto la evolución psicológica de la protagonista, como las luces y sombras de las personas del pueblo: gente sencilla y agradecida, pero también desconfiada y recelosa. Por otro lado, Lucía Baquedano pulsa con soltura y realismo teclas que siempre suenan bien: una clara vocación de maestra presentada como un trabajo que, como las labores del campo, consiste en «roturar, abonar, sembrar», «sin pretender milagros. Despacio, sabiendo esperar»; la incitación eficaz y entusiasta a la lectura, con la conciencia de que «el libro no es espectacular y no atrae en absoluto al no iniciado», pero que es el mejor despertador de inquietudes en sus alumnos... Y, por último, un resorte bien empleado es el modo de conducir la trama hasta el enamoramiento sereno pero profundo de Muriel.

Fantasmas de día es un relato diferente que usa la vía de un humor sencillo y eficaz para reflejar tanto la vida de un pueblo como aspectos de la psicología y el comportamiento de los niños, bien retratados en la discusión acerca de cuál es el idioma más fácil de aprender: sin duda, el español, pues todos lo han dominado sin necesidad alguna de estudiar...

En escenarios y con personajes semejantes a los de Cinco panes de cebada, la escritora centra El pueblo sombrío en los conflictos afectivos que se le presentan a la protagonista y narradora, y deja en segundo plano los aspectos argumentales de thriller. La historia, bien contada, se va tensando al compás de los vaivenes interiores que sufre Isabel, al principio los normales en cualquier persona joven, pero de profundidad y altura mucho mayores cuando entran en juego vidas humanas. En otros órdenes, El pueblo sombrío ejemplifica que una novela juvenil puede abordar con honradez un tema complejo cuando la perspectiva y la elección de lo que se cuenta son las justas, y que, para enganchar al lector, no es necesario usar lenguaje de argot circunstancial, típico de tantas novelas de jóvenes y adolescentes de hoy. De ahí que, un relato confeccionado así, que cumple con nota su función de puente hacia temas y obras literarias de gran calado, pueda ser calificado de buena literatura juvenil.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo