Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'SENDER, Ramón J.' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
s
Filtrar por países:
SENDER, Ramón J.
Escritor español. 1901-1982. Nació en Chalamera de Cinca, Huesca. Periodista, militante anarquista, exiliado en México después de la Guerra Civil española. Profesor en universidades norteamericanas. Novelista. Murió en San Diego, EE.UU.

SenderBandAdol.JPG
El bandido adolescente
(1946)
Barcelona: Destino, 2001, 6ª impr.; 256 pp.; col. Áncora y Delfín; ISBN: 84-233-0313-6. Nueva edición en Zaragoza: Contraseña, 2014; 280 pp.; prólogo de Fernando Savater; ISBN: 978-8494090356. [Vista del libro en amazon.es]
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Aventura.
Nuevo México. Reconstrucción novelada de la vida de Billy the Kid, Billy el Niño, nacido en 1859, y muerto en 1881. «Representaba Billy la ley natural en un país y en un tiempo [...] en que el derecho escrito apenas si existía». Con sólo doce años, huye después de cometer un homicidio por defender a un amigo de un agresor. Inicia entonces una larga y precoz carrera de actividades delictivas, que tiene un punto de inflexión cuando muere su amigo Tunstall, a quien admiraba. Desde aquél momento, cuenta el narrador, Billy pierde toda su confianza en el hombre y se convierte en un «desperado».
Es ésta una de las novelas más populares de su autor, por razones obvias de contenido y estilo. Sin embargo, aunque el protagonista sea un adolescente, es manifiesta la voluntad de Sender de narrar para un público lector adulto. Su prolija historia es normalmente desesperanzada y amarga, pero tiene también momentos épicos y el tono de las leyendas del Oeste: «Nunca sacó Billy el revólver en vano, pero siempre mató de frente. [...] Usaba el Kid su revólver como un juguete rápido y eficaz. Nunca vio nadie al Kid parpadear en el momento del disparo, cosa que suelen hacer hasta los matones más avezados. El muchacho tenía nervios fríos y la ausencia completa de miedo de los que han aceptado la muerte. Todo eso le ayudaba a disparar —repito— sin cerrar los ojos. En esa fracción de segundo es cuando se pierde el control de la dirección de la bala».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo