Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BARRIE, James Matthew' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BARRIE, James Matthew
Escritor británico. 1860-1937. Nació en Kirremuir, Escocia. Era el décimo de doce hermanos. Según confesaría más tarde, el dolor que causó a su madre la muerte temprana de su hermano David, años después le llevó a crear a Wendy, la madre de los Niños Perdidos. Fue periodista y dramaturgo. En The Little White Bird, una novela publicada en 1902, apareció por primera vez el personaje de Peter Pan; los capítulos sobre Peter Pan de ese relato fueron publicados en 1906 con el título Peter Pan in Kensington Gardens; antes, en 1904, Barrie había escrito una obra teatral titulada Peter Pan or The Boy Who Wouldn´t Grow up; y en 1911 hizo la versión novelada más conocida. Falleció en Londres.

BarrieBedford.jpg
Ilust. de F.D.Bedford.
Peter Pan
(Peter Pan and Wendy, 1911)
Madrid: Alianza, 2004, 4ª impr.; 192 pp.; col. El Libro de Bolsillo, biblioteca juvenil; trad. de Nazaret de Terán Bleiberg; ISBN: 84-206-3689-4. [Vista del libro en amazon.es]
Otra edición. titulada Peter Pan y Wendy, en Madrid: Austral, 2017; 272 pp.; col. Austral intrépida; ilust. de F. D. Bedford; trad. de Gabriela Bustelo; ISBN: 978-8408167167. [Vista del libro en amazon.es]
Más ediciones en:
—Madrid: Anaya, 1989; 207 pp.; col. Laurín; ilust. de Michael FOREMAN; trad. y notas de Gabriela Bustelo; apéndice de Juan Tébar; ISBN: 84-207-3250-8; agotado.
—Barcelona: Juventud, 2004; 236 pp.; col. Cuentos Universales; ilust. de Mabel Lucie ATTWELL; trad. de María Luz Morales; ISBN: 84-261-3389-4.
—Mallorca: Olañeta, 1998, 2ª impr.; 195 pp.; ilust. de Flora White y dibujos de F. D. Bedford; trad. de Carmen Bravo-Villasante; 84-7651-029-2.
—Barcelona: Blume, 2004; 216 pp.; edición del centenario; ilust. de Robert INGPEN; trad. de Cristina López Aragón; ISBN: 84-89396-04-3.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Peter Pan es un niño que no quería crecer. Él mismo confiesa que se marchó «porque oí a papá y a mamá hablar sobre lo que iba a ser yo cuando fuera mayor»; «no quiero ser mayor jamás —dijo con vehemencia—. Quiero ser siempre un niño y divertirme. Así que me escapé a los Jardines de Kensington y viví mucho, mucho tiempo entre las hadas». Su mundo es el País de Nunca Jamás, al que arrastra a los hijos del matrimonio Darling, Wendy, John y Michael, para combatir contra el capitán Garfio y sus piratas.
Peter Pan-novela reúne las cualidades de las narraciones orales, de los cuentos de hadas, de las novelas del Oeste como las de COOPER, y de las novelas de piratas como las de BALLANTYNE o STEVENSON. Así, sus piratas son una parodia de los de La isla del tesoro; la isla de «Neverland» recuerda La isla de Coral; la persecución furiosa entre Garfio y el cocodrilo semeja la del capitán Ahab y Moby Dick; los Niños Perdidos son como los siete enanitos de Blancanieves...

Peter Pan-personaje ha llegado a convertirse en un mito que resume la evocación nostálgica de la infancia, los contradictorios anhelos infantiles de aventura y de seguridad, la capacidad en esa etapa de la vida para soñar sin restricciones, el sentido amenazador del paso del tiempo (en el cocodrilo que siempre lleva un reloj)... Barrie formula la necesidad de madurar y realiza observaciones certeras sobre los comportamientos tanto de los niños como de los adultos. Por ejemplo, cuando indica que los niños «a lo único que piensan que tienen derecho cuando se le acercan a uno de buena fe es a un trato justo. Después que uno haya sido injusto con ellos seguirán queriéndolo, pero después nunca volverán a ser los mismos. Nadie supera la primera injusticia: Nadie salvo Peter».

El lenguaje poético, sugerente y suavemente irónico, es otro de los méritos de Peter Pan: «Las estrellas son hermosas, pero no pueden participar activamente en nada, tienen que limitarse a observar eternamente. Es un castigo que les fue impuesto por algo que hicieron hace tanto tiempo que ninguna estrella se acuerda ya de lo que fue. Por ello, a las más viejas se les han puesto los ojos vidriosos y rara vez hablan (el parpadeo es el lenguaje de las estrellas), pero las pequeñas todavía sienten curiosidad».
Los países de Nunca Jamás son muy distintos

Al País de Nunca Jamás, el mundo de los sueños de los niños, se llega, nos dice Peter Pan, cogiendo la «segunda a la derecha y luego todo recto hasta la mañana». Aunque, según parece, hay muchos países de Nunca Jamás, Barrie se atreve a señalar que «es siempre una isla, más o menos, con asombrosas pinceladas de color aquí y allá, con arrecifes de coral y embarcaciones de aspecto veloz en alta mar, con salvajes y guaridas solitarias y gnomos que en su mayoría son sastres, cavernas por las que corre un río, príncipes con seis hermanos mayores, una choza que se descompone rápidamente y una señora muy bajita y anciana con la nariz ganchuda. [...] Como es lógico, los Países de Nunca Jamás son muy distintos [...] pero en general tienen un parecido de familia y si se colocaran inmóviles en fila uno tras otro se podría decir que las narices son idénticas, etcétera. A estas mágicas tierras arriban siempre los niños con sus barquillas cuando juegan. También nosotros hemos estado allí: aún podemos oír el ruido del oleaje, aunque ya no desembarcaremos jamás».
Cosas imposibles en el país de las hadas

Merece la pena recordar la observación que CHESTERTON hace a propósito de Peter Pan. Para explicar cómo el sentimentalismo es el esfuerzo de combinar una verdad y una falsedad a la vez, cómo no significa el reconocimiento del sentimiento como algo positivo sino el olvido de otras realidades que también están en juego, pone como ejemplo la decisión final de Peter Pan:

«Lo que realmente está mal en esa deliciosa obra maestra es que Barrie hizo una pregunta y debió haberla contestado. Pero no pudo decidirse a contestarla o, mejor dicho, no podía contestar sí o no en una misma palabra». Peter Pan podía escoger llegar a ser normal con Wendy o permanecer inmortal sin ella, «pero esa era la bifurcación del camino y ni siquiera en el país de las hadas se puede pasar por dos caminos a la vez. El verdadero error del sentimentalismo en este cuento de hadas es el compromiso que se sella finalmente, por medio del cual él quedará libre para siempre, pero se reunirá con su amiga mortal una vez al año. Como la mayoría de los compromisos prácticos, es la menos práctica de todas las posibles vías de acción». Pues cuando Wendy tenga noventa años a Peter Pan le habrá parecido que sólo ha pasado media hora...

Nota:
La cita de G. K. Chesterton está en «Acerca del sentimiento», Charlas (Generally Speaking, 1928); Obras completas, Barcelona: Plaza & Janés, 1967; 1676 pp.; trad. de José Luis de Izquierdo.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo