Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'RENARD, Jules' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RENARD, Jules
Escritor francés. 1864-1910. Nació en Châlons-du-Maine. Novelista, dramaturgo. Falleció en París.

RenardZanahoria.jpg
Pelo de Zanahoria
(Poil de Carotte, 1894)
Barcelona: Montesinos, 1981; 188 pp.; col. Edda Menor; trad. de Álvaro Abós; ISBN: 84-85859-05-7. En la red se puede leer la edición en francés.
Otras ediciones: 
—Barcelona: Lumen, 2006; 224 pp.; col. Narrativa; trad. de Ana María Moix; ISBN: 84-264-1549-0; 
—Valencia: Media Vaca, 1998; 204 pp.; ilust. de Gabriela Rubio; trad. de Álvaro Abós; ISBN 10: 84-930221-2-8.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria.
Finales del XIX, Francia, ambiente campesino. Sucesión de cortas escenas de la vida de la familia Lepic, formada por el padre, la madre, Félix, Ernestina y Pelo de Zanahoria, el menor. Éste, cuyo nombre se debe al color de su pelo, es un chico torpe y al principio cándido, que sufre a un padre indiferente, a una madre desamorada, y a unos hermanos aprovechados de su ingenuidad. Pelo de Zanahoria va evolucionando hacia una postura primero de rechazo y luego de frontal enfrentamiento con su madre.
La vida familiar y social de Renard fue plácida y no hacía sospechar que su infancia hubiera sido como refleja Pelo de Zanahoria, pero en su Diario (1896) confirma su carácter autobiográfico. Con ella, Renard escribe una de las primeras novelas que reflejan recuerdos de infancia con afán vindicativo hacia una madre particularmente odiosa, mezquina e hipócrita, cuyas relaciones con su hijo son de aborrecimiento mutuo. Hay rasgos de humor grotesco y algún ramalazo de ternura, pero el tono irónico, cuya fuerza es acentuada por un estilo escueto y medido, siempre deja un regusto amargo pues no parecen quedar resquicios para la bondad.

Cabe decir a favor de Renard que no busca justificar el comportamiento de su protagonista ni hacerlo simpático al lector, aunque sí provocar sentimientos de compasión: el trato que recibe Pelo de Zanahoria lo transforma en un ser incapaz de sentir afecto, grosero, torpe, malvado con los animales... Una breve muestra: después de una crueldad más de su madre, Pelo de Zanahoria exclama:

«—¡Ah, mala mujer! ¡Te odio!
—Cállate —dice el señor Lepic—, es tu madre, después de todo.
—¡Oh! —dice Pelo de Zanahoria, recobrando la sencillez y la prudencia— no lo digo porque sea mi madre».

No es, como se ve, una obra calificable de infantil o juvenil, pero sí aporta el retrato de unos ambientes que sí existieron y existen, y sirve para comprender a un tipo de chicos que se lamentan, con Pelo de Zanahoria, de que «no todos pueden ser huérfanos».
Dan idea del espíritu agudo del autor algunos aforismos extraídos de su Diario, como los de tipo literario que figuran en Palabras a medida, y los de tipo más general que he puesto en Cinco minutos en el espejo.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo