Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'FEDRO' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FEDRO
Escritor griego-italiano. Nació el año 15 antes de Jesucristo en Pieria, Macedonia, Siendo joven se trasladó a Roma como esclavo de algún familiar imperial. En Roma estudió y adoptó el latín como su lengua. Al cabo de los años el emperador lo manumitió. Falleció en Roma hacia el año 50.

Fábulas
(siglo I)
Una edición que contiene 123 fábulas, además de los prólogos y epílogos a cada uno de sus libros, es Fábulas de Esopo y Fedro; Madrid: Ediciones Internacionales Universitarias, 1998; 263 pp.; col. Cita de letras; ISBN: 84-89893-33-0.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
En Roma no era conocido el género fabulístico y cuando Fedro comenzó a publicar sus fábulas, hubo quien vio en ellas una intencionalidad política y fue procesado, lo que le llevó en adelante a escribir sus textos de modo más prudente. Su obra se recoge en cinco libros titulados Fábulas esópicas de Fedro, esópicas y no de ESOPO matiza, «porque este dio en ejemplo pocas y yo ya llevo muchas, sirviéndome de este género antiguo, pero con asuntos nuevos». En el prólogo al primer libro habla de su intención de mover a reír y dar consejos al prudente y dice que publicará las mismas fábulas del maestro griego pero en versos senarios o de seis pies. Más que a su antecesor a él se le debe la claridad expositiva que hizo que muchas fábulas fuera usadas para la educación infantil, lo que también significa que sus textos y personajes son con frecuencia bastante planos. Un ejemplo bien conocido es El monte, de parto: «Un monte estaba de parto y lanzaba espantosos gemidos; la tierra aguardaba con una expectación inmensa. El monte, al cabo, parió un ratón. Esto se escribe para ti, que anuncias una obra formidable y no produces nada», concluye. Él mismo parecía darse cuenta de sus limitaciones cuando, al final del libro cuarto dice al destinatario, un tal Particulón, que apruebe, si no su ingenio, sí su brevedad, «tanto más recomendable, cuanto que los poetas son cada vez más molestos».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo