Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'GOUDGE, Elizabeth de Beauchamp' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GOUDGE, Elizabeth de Beauchamp
Escritora británica. 1900-1984. Nació en Wells, Somerset. Era hija de un clérigo anglicano que fue profesor en Oxford. Escribió varias novelas que tuvieron éxito popular. Falleció en Henley-on-Thames.

El pequeño caballo blanco
(The Little White Horse, 1946)
Barcelona: Salamandra, 2004; 224 pp.; trad. de Adolfo Muñoz García y Nieves Martín Azofra; ISBN: 84-7888-925-6.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
1842. A la muerte de su padre, María Merryweather, una chica huérfana de trece años, acompañada por su institutriz la señorita Heliotropo y su perro Wiggins, son conducidos por un cochero que parece un gnomo a la mansión de Moonacre, donde vivirá con su tío Benjamin. Una vez allí pasarán muchas cosas: María conocerá toda la historia de su pasado familiar y, con ayuda del asombroso perro Wrolf y de otros animales y seres no menos increíbles, deshará la maldición que persigue al lugar y a su familia.
Libro que vuelve a editarse debido a la recomendación entusiasta de J. K. ROWLING: en su infancia fue su libro favorito, una preferencia que muchos niños ingleses han compartido con ella desde su publicación. Y, ciertamente, se comprende bien por qué: tiene un arranque formidable y una sensacional presentación de la protagonista y de algunos secundarios, algunos tan inolvidables como el irascible y ceremonioso enano cocinero Marmaduke. Además, es impresionante la calidad y la precisión de las descripciones: de paisajes, de jardines, del interior de las habitaciones, de los vestidos, y no digamos nada de las espectaculares comidas... Sin embargo, la novela pierde fuelle según avanza. El humor suavemente irónico del comienzo va siendo sustituido por un empalago y blandura crecientes. Rechina un poco que parte de la solución pase por cumplir algunas ceremonias religiosas. Y, sobre todo, llega un momento en el que los misterios y dificultades, que tan bien se habían transmitido en la primera parte, se aclaran y resuelven de modo arbitrario por medio de una coincidencia, la irrupción de otro personaje o de un nuevo poder mágico.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo