Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BALZOLA, Asun' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BALZOLA, Asun
Ilustradora y escritora española. 1942-2006. Nació en Bilbao. Se declaraba autodidacta, aunque estudió grafismo industrial y bellas artes. Entre los numerosos libros que ilustró y escribió, ella misma dijo que «la colección Algunas veces Munia es lo mejor que he sabido hacer sobre el libro como receptor y transmisor de afectos y es cierto que los niños se identifican fácilmente con el personaje». Falleció en Madrid.

BalzolaGuillermo.jpg
Guillermo, ratón de biblioteca
(1982)
Madrid: Anaya, 2005, 4ª impr.; 29 pp.; col. Sopa de libros; ISBN: 84-667-0292-X.
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
Un apacible ratón de biblioteca de nombre Guillermo, «a quien todos llamaban Shakespeare», es invitado por su primo a compartir un auténtico queso manchego. Pero para llegar hasta donde vive su primo debe cruzar una sala dominada por las gatas Valentina y Jerónima, un riesgo que Guillermo no sabe si vale la pena.
BalzolaMuniaZapatos2.jpg
MUNIA
(1982)
El título de la serie es ALGUNAS VECES MUNIA y son cinco álbumes: Munia y la luna (1982), Los zapatos de Munia (1983), Munia y el Cocolillo naranja (1984), Munia y la señora Piltronera (1984), Munia y los hallazgos (1990). Barcelona: Destino, 1990 3ª ed., 2000 7ª ed., 1990 5ª ed., 1990 4ª ed., 1990; 24, 23, 26, 24, 22 pp.; ISBN: 84-233-1199-6, 84-233-1243-7, 84-233-1335-2, 84-233-1290-9, 84-233-1855-9.
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
En el primero, Munia tiene que salir por la noche con sus padres y su hermana Andrea en busca de agua. La luna se refleja en el río y la fascinada Munia mete, dentro de su botellita, agua de luna o agua con luna. Pero, cuando se acuesta, la luna va en busca de Munia para recuperar el trozo que le falta.

En el segundo, Munia, preocupada porque sus zapatos han encogido y ella no ha hecho nada, sin que lo sepan sus padres acude al zapatero. Cuando éste le dice que le han crecido los pies, Munia se pone contentísima.

En el tercero, a Munia se le caen los dientes y tiene miedo que no le vuelvan a crecer, como dicen sus padres. Sus sueños se llenan de cocodrilos verdes, hasta que un día se cuela en ellos un cocodrilo naranja pequeño y sin dientes, un cocolillo, que devuelve la tranquilidad a Munia.

Munia y la señora Piltronera, el álbum preferido de la autora, comienza con un enfado de Munia con sus padres que le hace tener «el corazón duro» durante un día. Para reconciliarse con ellos, Munia se inventa un personaje ficticio, la señora Piltronera.

Munia y los hallazgos trata sobre los deseos de Munia de ser arqueóloga y sobre su tropiezo con un hombre nervioso que lleva gabardina, cuyo comportamiento arisco le hace sospechar.
Guillermo, ratón de biblioteca, contada con acuarelas en tonos ocres y grises con ramalazos verdes, es una cálida y simpática historia basada en una fábula clásica, muy bien narrada, que habla de la importancia de aprender a disfrutar a la vez de la vida y de los libros, y de la satisfacción que deja el atreverse a vivir con sentido de aventura.

También las acuarelas, en tonos pálidos, de la serie de MUNIA se caracterizan por concentrar lo esencial en pocas líneas y por la fuerza con que la autora consigue así recoger y transmitir sentimientos. El generoso espacio en blanco en la composición de la página, subraya el impacto de los dibujos limpios, elegantes y sugerentes, a la vez que acentúa la impresión de sencillez de la protagonista. Contaba la autora que, «cuando salió el primer libro de la serie, la gente decía que era vacío y pobre de color. Me da igual: no quiero poner todo lo que tengo en una ilustración. Es necesario una cierta dosis de austeridad y de sutileza. Para mí el vacío blanco del papel es el espacio donde el lector proyectará sus sueños. La insinuación puede perderse pero también puede generar un diálogo».

Balzola se declaraba «defensora de la ternura» y partidaria de que los libros para niños sean esperanzadores. Lo consigue plenamente en sus relatos sobre Munia, que tienen poesía y encanto, y tratan con acierto de las relaciones padres-hijos y de los modos en que los niños van reconociendo los propios sentimientos.
Bibliografía:
—Entrevistamos a Asun Balzola. Revista PEONZA, n. 23, XII.1992.
—Asun Balzola. Diario de una dibujante. Revista EDUCACIÓN Y BIBLIOTECA, n. 43, I.94.
—En el Centro de Documentación del Libro Infantil del País Vasco hay un fondo formado por el conjunto de ilustraciones originales, monografías, correspondencia y documentación profesional de Asun Balzola.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo