Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'COOPER, Susan' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
COOPER, Susan
Escritora inglesa. 1935-. Nació en Burnham, Buckinghamshire. Graduada en inglés. Fue periodista. A mediados de los años sesenta se trasladó a los Estados Unidos. Autora de novelas de fantasía y relatos infantiles, y afamada guionista de televisión.

LOS SEIS SIGNOS DE LA LUZ
(THE DARK IS RISING, 1965)
Son cinco novelas que se titulan globalmente como el segundo de los libros de la serie, según se dice al final de ese libro. Son: Sobre el mar, bajo la tierra, Los seis signos de la luz, Brujaverde, El Rey Gris, El árbol de plata. Quizá el título español del segundo libro debería ser más parecido al original inglés, The Dark is Rising.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Sobre el mar, bajo la tierra
(Over Sea, Under Stone, 1965)
Barcelona: Montena Mondadori, 2001; 221 pp.; col. Fantasy; trad. de Carme Camps; ISBN: 84-397-0536-0
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Simon, Jane y Barney Drew pasan unos días de vacaciones, junto con sus padres y su tío Merry, en Trewissick, un pueblo costero de Cornualles. En la exploración que hacen a la casa que les han alquilado, la casa Gris, descubren un cuarto detrás de un armario, y en él encuentran «un tosco dibujo que guardaba cierta semejanza con el incierto contorno de un mapa». Orientados por su misterioso tío y perseguidos por una gente siniestra, se ven en medio de una intriga relacionada con las leyendas artúricas y con una nueva búsqueda del Grial.
Los seis signos de la Luz
(The Dark is Rising, 1973)
Barcelona: Montena Mondadori, 2002; 344 pp.; col. Montena fantasy; trad. de Silvia Alemany; ISBN: 84-8441-138-9.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Novela en la que no aparecen los Drew. Cuando cumple once años, Will Stanton, el séptimo hijo de un séptimo hijo, descubre que no es un chico como los demás sino que es el Buscador de los Signos, el último de los Ancestrales (o Vetustos, en la traducción de otra novela de la serie), unos seres que desde siempre luchan para impedir que los poderes del mal triunfen en la tierra. Durante doce días de Navidad —«una época mágica desde el principio de los tiempos», afirma el narrador, un tiempo en el que los cristianos hablan de «la Buena nueva y todo ese rollo», dice uno de los hermanos Stanton—, Will deberá encontrar y guardar los seis Signos de la Luz pues sólo así se puede crear una fuerza capaz de contrarrestar y vencer a las Tinieblas. Pero, antes, y guiado por Merriman Lion (el tío Merry de la primera novela), deberá conocer las peculiares reglas del juego del mundo al que pertenece y estudiarse a fondo «El libro de la gramática mistérica».
Brujaverde
(Greenwitch, 1974)
Barcelona: Montena Mondadori, 2001; 170 pp.; col. Fantasy; trad. de Cruz Rodríguez; ISBN 84-8441-032-3.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
A la vista de la noticia del robo del Grial del Museo Británico, el tío Merry se va con los Drew durante una semana a Trewissick, y allí se les une Will Stanton, a quien llevan consigo unos tíos norteamericanos. Aunque al principio no hay entendimiento entre Will y los Drew, que se dan cuenta de la singularidad de su nuevo amigo, acaban actuando en la misma dirección. Recuperar el Grial dependerá, extrañamente, de un ritual de primavera del pueblo en el que participa Jane Drew: las mujeres se reúnen una noche para confeccionar una gran bruja verde con hojas y ramas y arrojarla al mar, para dar la bienvenida al verano y conseguir buenas cosechas y capturas abundantes.
El Rey Gris
(The Grey King, 1975)
Barcelona: Montena, 2002; 218 pp.; col. Fantasy; trad. de Laura Martín de Dios; ISBN: 84-8441-168-0.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Novela en la que tampoco aparecen los Drew. Oscuramente, Will sabe algo en relación a una leyenda galesa sobre un arpa de oro, oculta en una colina, que será encontrada por un chico y un perro blanco con ojos de plata, un perro que puede ver el viento... Y, cuando tiene que convalecer de su hepatitis en Gales y conoce a Bran Davies, un chico extraño que posee un perro blanco, ata cabos y descubre que su tarea será cumplir aquella leyenda.
El árbol de plata
(Silver on the Tree, 1977)
Barcelona: Montena Mondadori, 2001; 249 pp.; col. Fantasy; trad. de Neus Nueno; ISBN: 84-8441-033-1.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Novela que se desarrolla también en las montañas galesas y en la que se reúnen todos los protagonistas anteriores. Casi todo el peso lo llevan esta vez Will y Bran, que deben encontrar el último objeto de poder, una espada de cristal, para evitar el triunfo de la Oscuridad. Les servirá de guía un personaje llamado Gwion.
Serie de aventuras fantásticas basadas en las leyendas artúricas y en viejas historias célticas y galesas, como las del Mabinogion, y con préstamos evidentes de libros como El Señor de los anillos. El primero de los libros fue concebido sin pensar en los que vendrían después y es el único que no arranca con frases de una profecía misteriosa. Es relativamente parecido al tercero, pues comparte con él escenario y protagonistas. También son semejantes el cuarto y el quinto, ambos en las montañas galesas y centrados en Will y Bran. En el segundo se explica cuál es la batalla cósmica de fondo entre las fuerzas del bien y las del mal, aunque también en otras ocasiones se resume de nuevo.

En general ha de decirse que son novelas bien escritas y que sus tramas están bien entretejidas. Hay tensión argumental y escenas conseguidas, se hacen jugosas observaciones al paso y son excelentes algunas descripciones de paisajes montañeses o marineros. Es sugerente la idea de que hay una batalla oculta por debajo de la superficie de la vida cotidiana y, aunque los bandos están claros, también es un mérito que tal cosa no se plantee de modo simplista.

La principal objeción es que los mundos interiores y las emociones de los personajes no resultan del todo convincentes. La primera novela, en la línea de las aventuras de vacaciones de un grupo de chicos tan de moda en los sesenta, es sencilla pero atrapa y abre las puertas a las posteriores. A partir de la segunda, quizá la mejor escrita, todo cambia: es poco creíble que un chico de once años como Will Stanton se comporte y hable como un adulto y haga frente a desafíos cósmicos que nadie comprende del todo bien. En Brujaverde, un relato contado desde la perspectiva de los Drew y centrado sobre todo en Jane, el lector tiene más acceso a los sentimientos de los chicos pero los contenidos mágicos de la historia son muchos. El único malvado de carne y hueso que tiene cierta entidad, figura en el cuarto libro y, curiosamente, se llama Caradog Prichard, como un famoso escritor galés; los demás son seres extraños como sombras, algunos del mismo tipo que los Jinetes Negros de Tolkien.

Para entrar en la historia y que, tanto su gran carga de magia y misterio como sus acentos hipersolemnes, no causen demasiada extrañeza es conveniente leer los libros por orden. También se requiere buena disposición por parte del lector a la hora de los frecuentes deslizamientos temporales de los personajes y, en particular, el de Bran Davies, hijo del Rey Arturo y la Reina Ginebra, que su madre trae al siglo XX cuando era un niño para dejarlo con un montañero galés.
Un aire gandalfiano

La descripción del tío Merry, o Merriman, de la primera novela, tiene claros aires gandalfianos:

«No era un hombre alegre. Era alto e iba erguido, y tenía el pelo muy espeso y blanco. En su rostro serio y moreno, la nariz se curvaba de modo pronunciado, como un arco, y sus ojos eran oscuros y hundidos.

Nadie sabía cuántos años tenía.

—Es tan viejo como las colinas —decía su padre, y a ellos les parecía, en el fondo, que probablemente estaba en lo cierto. Había algo en el tío abuelo Merry que era como las colinas, o como el mar, o como el cielo; algo antiguo, pero sin edad ni final.

Siempre, dondequiera que estuviera, ocurrían cosas insólitas. A menudo desaparecía largo tiempo, y de pronto aparecía en la puerta de los Drew como si nunca se hubiera ido, anunciando que había encontrado un valle perdido en Suramérica, una fortaleza romana en Francia o una nave vikinga en la costa inglesa».
Una fría llama blanca

Un personaje que resultará clave, en el tercer y en el quinto libro, es John Rowlands, un hombre que se da cuenta de la lucha que está teniendo lugar, que ayuda sin dudarlo a Will Stanton, pero que también sabe de la ambigüedad que hay en la persecución de la victoria:

«Aquellos que saben algo sobre la Luz, también saben que existe cierta crueldad inherente a su poder, como la espada de la justicia o la blanca combustión del Sol —su profunda voz sonaba muy galesa—. En su fuero interno es así. Cosas como la humanidad, la misericordia, la caridad, que la mayoría de los hombres buenos sostienen como lo más preciado, no son lo primero para la Luz. Sí, a veces son inherentes, de hecho, a menudo. Pero, en definitiva, vuestra gente está interesada en el bien absoluto por encima de todo. Sois como fanáticos. Tus maestros, sobre todo. Como los antiguos Cruzados... o como ciertos grupos en todas las creencias, aunque no es una cuestión de religión, por supuesto. En el centro de la Luz hay una fría llama blanca, igual que en el centro de las Tinieblas hay un gran pozo negro tan profundo como el Universo».

Y más adelante continúa: «Ha sido un largo discurso —apuntó John Rowlands incómodo—. Pero lo que quiero decir es que no olvides que hay gente que puede resultar herida, incluso en la persecución de un buen fin».

También Will se da cuenta de lo mismo: «A veces —continuó (Will) despacio—, en esta especie de guerra, no es posible hacer una pausa para allanarle el camino a un ser humano, porque esa menudencia podría significar el fin del mundo para siempre».

A lo que Rowlands responde: «Vives en un mundo muy frío, bachgen. No puedo pensar en algo tan alejado de mí. Yo pondría al ser humano por encima de los principios, siempre —declaró».

Y Will replica: «Bueno, yo también —respondió con tristeza—. Yo también, si pudiera. Me sentiría mucho mejor. Pero no funcionaría».

Este interesante diálogo acerca de que la justicia humana es siempre problemática, con todas las consideraciones que se podrían hacer acerca de que la verdadera justicia procede de la bondad y de que para poder ser justo hay que aprender a amar, sin duda eleva el listón de la historia.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo