Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'CELA, Camilo José' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
CELA, Camilo José
Escritor español. 1916-2002. Nació en Iria Flavia, La Coruña. Debido a la Guerra Civil interrumpió sus estudios universitarios. En 1942 publicó La familia de Pascual Duarte. Académico desde 1957. Premio Nobel 1989. Falleció en Madrid.

CelaRosa.jpg
La rosa
(1959)
Barcelona: Destino, 1989, 3ª ed.; 227 pp.; col. Áncora y Delfín; ISBN: 84-233-0965-7. Nueva edición en Kindle, 2016; ASIN: B01B22E8HU. [Vista de esta edición en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Inicio de las memorias del autor. Es «un librillo sentimental y quizás ingenuo», acerca de «lo que siempre se recuerda con confusa y alegre nostalgia», según sus propias palabras, pero con un regusto realista: «Mienten los que dicen “¡Dichosa edad! ¡Quién pudiera volver a los diez años!”. No; los diez años no sirven más que para quienes los viven y en el instante preciso en que los viven».
En La rosa no prima el desgarro habitual en Cela. Aquí, su indudable maestría en el uso del lenguaje, su prosa precisa, se pone al servicio de la evocación agradecida de sus padres y de las amistades de su niñez, personajes amables y nada broncos. Las descripciones locales de la Galicia natal, de su Iria Flavia-Padrón, tienen sabor, frescura, un cierto tono poético, y un humor cordial y reflexivo: «A los cerdos los visitaba poco por tres razones: porque me daban miedo, porque no me resultaban muy simpáticos y porque me remordía la conciencia pasar por delante de ellos, tan inocentemente confiados, tan estúpidamente ignorantes del horrible fin que les esperaba. Ser hombre, pertenecer a la especie humana, produce, con frecuencia, muy hondos y muy amargos remordimientos de conciencia en los niños».
Yo me porté mal, muy mal

Los destinatarios del relato de Cela no son los jóvenes sino «los estudiosos de los raros recovecos de la cabeza del niño y del adolescente», según él mismo señala. Dentro del tono positivo mencionado, Cela manifiesta su desacuerdo con utópicas visiones angelicales del niño. Y así, con ocasión de una trastada, advierte que «el corazón del niño es un abismo en el que cabe todo —lo abyecto y lo sublime, lo estúpido y lo genial, lo demoníaco y lo angélico, lo nítido y sereno y lo nerviosamente confundido y manchado— y todo revuelto: de ahí su delicada y subyugadora monstruosidad. Un abismo, se lee en el Libro de los Salmos, llama a otro abismo. El abismal corazón del niño sólo escucha el eco de su propia voz, ese aullido capaz de derribar montañas, retumbando sobre las paredes de su propio y mismo corazón, esa olla de hierro o de cristal que ni empieza, ni acaba, ni se explica. Sí, yo me porté mal, muy mal, aunque no faltaron, claro es, palabras que se alzaran en disculpa de lo que no tenía perdón».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo