Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'RUSKIN, John' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RUSKIN, John
Escritor inglés. 1819-1900. Nació en Londres. Poeta, novelista, fue un gran viajero al que interesaban mucho la pintura y la arquitectura, y acabó siendo el teórico y maestro de los pintores prerrafaelistas ingleses. Admirador e impulsor de la carrera como ilustradora de Kate GREENAWAY. Murió en Coniston, Lancashire.

RuskinReyRio2.jpg
El Rey del Río de Oro
(The King of the Golden River or the Black Brothers, 1841)
Mallorca: Olañeta, 1990; 59 pp.; col. Érase una vez..., Biblioteca de Cuentos Maravillosos; ilust. de Richard Doyle, portada y contraportada de Arthur RACKHAM; prólogo y trad. de Carmen Bravo-Villasante; ISBN: 84-7651-426-3. Nueva edición, titulada El Rey del río Dorado, en Sevilla: Espuela de Plata, 2016; 112 pp.; col. Fábula de Literatura infantil; ilust. de Elizabeth M. Fischer; trad. de Victoria León; prólogo de Luis Alberto de Cuenca; ISBN: 978-8416034642. [Vista del libro en amazon.es]
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Tres hermanos, Hans, Schwartz y Gluck, llamados los Hermanos Negros, son los ricos propietarios de un valle muy fértil llamado el Valle del Tesoro. Los dos mayores son malvados y explotan al pequeño, Gluck, un chico de buen corazón. Por no atender a un viejecillo con amabilidad, se arruinan. Ante la oportunidad de volver a ser ricos que les da otro extraño viejecillo, el Rey del Río de Oro, los dos mayores emprenden un viaje a la montaña pero no logran cumplir el mandato, lo que sí logra el pequeño.
Cuento compuesto a petición de una niña, y al que su autor no daba mucha importancia pues fue redactado muy rápido, pero que cumple bien su función de atraer y enseñar, y refleja las influencias de los cuentos de los GRIMM y de las novelas de DICKENS. El lector sufrirá con Gluck como con Cenicienta, se sentirá conmovido y animado por su generosidad, y se sentirá recompensado por un final feliz: «Y así el Valle del Tesoro volvió a convertirse en un jardín, y la herencia que se había perdido por dureza de corazón volvió a ganarse por amor».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo