Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'WOLF, Ema' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
WOLF, Ema
Escritora argentina. 1948-. Nació en Carapachay, Buenos Aires. Licenciada en Letras y periodista. Autora de muchos libros infantiles.

Historias a Fernández
(1994)
Buenos Aires: Sudamericana, 1999, 2ª ed.; 51 pp.; ilust. de Jorge Sanzol; ISBN: 950-07-0942-2.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
La narradora comienza explicando la preocupación que siente por la costumbre de Fernández, o Ferni, se supone que un gato, de dormir «al borde de los aleros y las canaletas del desagüe». Cuando un día se cae y tiene que llevarlo a que lo curen, le parece que debe mantenerlo despierto a toda costa y, para eso, le cuenta tres historias. La primera va de una gran duquesa encaprichada con comerse una patata y del engaño que sufre por parte de un «enanista», un fabricante de unos populares enanos de yeso. La segunda trata sobre una confusión de maletas y la búsqueda desesperada por parte de sus dueños, que termina en enamoramiento. La tercera es acerca de una expedición científica holandesa del siglo dieciocho en busca de un tapir cuyo pescuezo parecía tener forma de fuelle y que vivía en Australia, según los dibujos de un imaginativo testigo.
La nave de los brujos y otras leyendas del mar
(2000)
Buenos Aires: Sudamericana, 2000; 63 pp.; col. Cuentamérica; ilust. de Luis Scafati; ISBN: 950-07-1665-8.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Nueve leyendas adaptadas de las que, al final, se cuenta su origen. Las campanas de la Roseswells, una goleta que naufragó, suenan cada uno de noviembre. Eulalia y el dragón en la caverna, o de dónde viene el nombre de la Caverna de los Suspiros. El muchacho de la cara dorada, el misterioso hijo adoptivo de unos pescadores. Un castillo para Maese Falco, o por qué se ve desde lejos un castillo medieval en la isla de Ceicén y por qué desaparece al acercarse. La luz de Yara, una luz que quizá sea el alma de un indio que no deja de reclamar a los españoles el oro que se llevaron de Cuba. La nave de los brujos, o cómo se comportan los brujos en Chiloé y las islas del alrededor. La pata del capitán Santos que, después de fallecido, vuelve con su mujer una vez todos los años. Por el aire vino, por la mar se fue, sobre un soldado que dice a todos, en ciudad de México, que la noche anterior estaba en Manila... La roca sumergida melancólica y el cangrejo ermitaño fiestero, el origen de las islas del Caribe.
Como suele ocurrir a los escritores con un ingenio y una capacidad de adjetivación desbordantes, sus mejores obras desde un punto de vista narrativo son las que se ciñen más a un argumento y evitan las excesivas derivaciones. Así le ocurre a Ema Wolf, cuyo talante y estilo en algunas novelas podría compararse con el de Terry PRATCHETT, que logra con Historias a Fernández un excelente relato en sí mismo que contiene a su vez tres magníficos cuentos, y con La nave de los brujos y otras leyendas del mar unas recreaciones chispeantes que incluso cuando son historias más o menos conocidas nunca suenan a lo mismo.

En el primero abundan las imágenes originales, el vocabulario es rico y son muchas las expresiones coloquiales argentinas superexpresivas. El humor, basado en la exageración y en los giros sorprendentes, arranca continuamente la sonrisa y, a veces, la carcajada. Así, en un momento en que la narradora tiene dificultades para empezar una historia, nos comunica que siente lo mismo que «frente al rollo de cinta scotch cuando no le encuentro la punta». La explicación del temor a que Fernández se caiga de nuevo, está en que «ni siquiera conoce el sueño ligero: entra directamente en la cuarta fase —la de las ondas delta, la más profunda— y ahí se queda aunque la tierra trepide. Tampoco esto tiene explicación, al menos científica. Baste saber que duerme como los próceres de mármol, duerme con el sueño de abismo de las montañas, duerme como una pirámide, como un menhir».

El segundo es más contenido en cuanto a los acentos coloquiales y, sobre todo, abundan los toques a lo NESBIT de colocar alguna imagen moderna en un relato de fantasía clásica. Por ejemplo, en La nave de los brujos se nos cuenta que los brujos a veces se desplazan en el Caballo Marino, que «se parece bastante a un caballo común, sólo que es descomunal y puede cargar hasta trece brujos juntos si no son gordos. Cuando celebran aquelarres, el Caballo Marino funciona como un micro escolar: los junta, los lleva al lugar de la cita —casi siempre una playa solitaria— y después los devuelve cada uno a su isla». Y no faltan golpes de humor socarrón como en el comienzo de Eulalia y el dragón en la caverna:

«Es sabido que los dragones viven en cavernas. Vamos a decirlo de otro modo: es muy posible que dentro de una caverna habite un dragón, por eso antes de entrar hay que ser precavido.

La precaución consiste en arrojar una piedra al interior. Si allí vive un dragón, el dragón saldrá y esa será la última piedra que esa persona arroje. Si allí no vive un dragón, el dragón no saldrá y la persona puede entrar tranquilamente».
Los cangrejos cosquilleros

De todos los relatos incluidos en La nave de los brujos y otras leyendas del mar quizá el más divertido sea La roca sumergida melancólica y el cangrejo ermitaño fiestero. Quien lo lea sabrá cómo empezaron a existir los cangrejos cosquilleros, y cómo, «con el tiempo contagiaron a los demás habitantes submarinos, que se prendieron en el baile. Las ostras roqueras tocaban los timbales, la morena ondulaba las caderas, el caballito de mar sacudía la cabeza, la mantarraya batía palmas, los camarones se frotaban las antenas, chiquichín, el pez sierra raspaba los corales, el pulpo aporreaba tambores. Colas, pinzas, aletas, tentáculos, todos mezclados y revueltos, sonando maracas y caracolas, puro merengue, meta plenita y vacilón.

Bueno, que se armó tremenda fiesta. Al rato todo el Mar Caribe se zarandeaba al ritmo del son picante.

Hasta que el Mundo no pudo resistir tanta cosquilla y se partió de risa».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo