Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'PÉREZ MARTÍNEZ, Ángel' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PÉREZ MARTÍNEZ, Ángel
Escritor hispanoperuano. 1971-. Nació en Madrid. Se trasladó a Perú con pocos años. Licenciado en Filosofía. Doctor en Literatura. Profesor universitario. Memorias secretas de un librero fue su primer libro infantil.

Memorias secretas de un librero
(2003)
Madrid: Palabra, 2003; 124 pp.; col. La mochila de Astor; ilustr. de Carlos Velázquez; ISBN: 84-8239-734-6.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
El narrador es un librero octogenario llamado Felipe que va recordando episodios de su vida o transmitiendo historias que conoce: una familia que se vuelve loca con los libros de caballerías; un niño asustadizo al que se le pasan sus miedos; otro chico que sufre un ILGLA, un Impacto de la Ley de Gravedad de Lectura Apasionada; la historia de un librero que no quería sólo ganar dinero; cómo se organizan unos campeonatos de lectura...
PerezPereng.jpg
Perengrín XXVI
(2007)
Lima: Norma, 2007; 139 pp.; ilust. de Christian Ayuni; ISBN: 978-9972-244-99-5.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Ciencia-ficción.
Perengrín es un explorador del planeta Darebo al que se le ha encomendado una misión de capital importancia para la supervivencia de su pueblo: encontrar un mamut hembra y llevárselo con él a su planeta. El sorprendido Rubén, un chico sordo de diez años con el que Perengrín puede hablar mentalmente, resulta ser el elegido como ayudante, a pesar de su incredulidad.
Memorias secretas de un librero es una sucesión de relatos a los que da unidad el narrador. Están bien escritos y contienen abundantes referencias literarias, muchas explícitas. Aunque sea más bien un libro para quienes ya disfrutan con los libros, también puede atraer a quienes los ven más lejanos, pues tiene acertados golpes de humor e ingenio, y personajes simpáticos como el loro gris Diógenes o la tortuga Rodriguina. Son muchas las consideraciones interesantes en relación a la lectura, en tono festivo siempre, y algunas expresiones locales del autor añaden precisión y sabor propio al texto: asuntos riesgosos, maratón lecturoso, sabios que disquisicionan...

Perengrín XXVI es un relato bien hilado, simpático y positivo. El argumento disparatado se desenvuelve y se resuelve con gracia. Una parte de la chispa de los diálogos está en que Perengrín es un tipo sentencioso que suelta frases latinas cada poco. Otra está en el desarrollo de la idea de los «pensamientos sembradores», esos que no se formulan pero influyen: Perengrín los detecta en Rubén y le advierte una y otra vez de la importancia de no quedarse atrapado por ellos. También están bien traídas algunas observaciones: Perengrín, que no aprecia los olores pues, dice, los darebianos no somos «un pueblo husmeante», hace notar a Rubén la importancia de no escuchar tanto fuera y de saber escuchar más por dentro.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo