Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'LEPMAN, Jella' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LEPMAN, Jella
Escritora alemana. 1890-1970. Nació en Stuttgart. Su marido murió a consecuencia de las heridas en la primera Guerra Mundial. En 1936 emigró a Inglaterra con sus dos hijos. Es la fundadora de la Internationale Jugend Bibliothek de Múnich en 1949, y del IBBY en 1953. Fue la primera en recibir el Premio Andersen en 1954. Murió en Zúrich.

Cuentos de las Buenas Noches
(1951)
Selección de cuentos de los tres volúmenes alemanes originales: Die Schönsten Gute Nacht Geschichten, Die Katze mit der Brille, Der verhaftete Papagei. Barcelona: Juventud, 1981, 3ª ed.; 96 pp.; col. La hora del cuento; ilust. de José Correas; trad. de Ana María Sanz; ISBN: 84-261-5523-5.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
A partir de un concurso radiofónico en el que se les pedían a los oyentes cuentos para los niños a la hora de acostarlos, la autora publicó los que le parecieron mejores en tres volúmenes, y ella misma escribió algunos. Son cuentos muy variados dentro del estilo tradicional de tales narraciones: Historia de un guisante, La estufa sale de paseo, El pintor y el rico cascarrabias, La calabaza de la suerte, El sol, la luna y el gallo... Entre ellos hay algunos con intención educativa como, por ejemplo, El pajarito que corregía las faltas (de ortografía), El duendecillo de los resfriados, o, mi preferido, El diablillo de la ira, que «se introdujo un día furtivamente en el cuerpo del pequeño Bobby, y allí se instaló con toda comodidad. Naturalmente, si Bobby hubiese luchado con el diablillo, quizá lo habría expulsado. Pero hizo todo lo contrario. Bobby le dijo: “¡Bienvenido, diablillo! ¡Bailaremos juntos!”. Y empezó la danza. ¡Zas! Bobby arrojó al suelo el plato, el vaso, el cuchillo y el tenedor, y, tras ellos, la fuente llena de espinacas...». El diablillo de la ira, nos cuenta el narrador, «detestaba las duchas, porque tranquilizaban y refrescaban, y, de un brinco, salió del cuarto de baño para irse con la música a otra parte...».
Una figura histórica en la literatura infantil

Una idea de hasta qué punto la contribución de Jella Lepman a la literatura infantil ha sido decisiva la da su narración autobiográfica A Bridge of Children’s Books. En ella cuenta unos años de su vida desde que, al término de la segunda Guerra Mundial, acepta la propuesta del mando norteamericano de regresar a su país para encargarse de las cuestiones educativas y culturales que afectaban a las mujeres y a los niños. Entre otras cosas explica los avatares de la puesta en marcha de la Internationale Jugend Bibliothek de Múnich y de la fundación del IBBY en 1953. Al final, aunque cualquier lector sepa que seguimos muy lejos de su objetivo final, promover la convivencia entre hombres y entre pueblos a través de la difusión de los mejores libros infantiles, la vida misma ha dejado claro que, gracias a su empuje y a las instituciones que creó, muchas cosas han cambiado y se han dado pasos importantes en una buena dirección.

Se comenta lo anterior un poco más en El increíble sueño de Jella Lepman.

Bibliografía:
Jella Lepman. A Bridge of Children's Books: The Inspiring Autobiography of a Remarkable Woman (Die Kinderbuchbrücke, 1964). Dublin: The O'Brien Press, 2002; 168 pp.; traducción al inglés de Edith McCormick. ISBN: 0-86278-783-1.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo