Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'FETH, Monika' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FETH, Monika
Escritora alemana. 1951-. Nació en Hagen. Estudió Literatura. Periodista. Guionista de radio, autora de varias novelas y de libros infantiles.

FethBoratTodoa.jpg
El señor Todoazul: abrillantador de placas callejeras
(Der Schilderputzer, 1995)
Barcelona: Lumen, 2002; 31 pp.; ilust. de Antoni Boratýnski; trad. de Humpty Dumpty; ISBN: 84-264-3764-8.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Un escrupuloso funcionario cuya ocupación es abrillantar las placas con los nombres de las calles, decide un día enterarse bien de quiénes son esos señores cuyos nombres limpia tan concienzudamente. Empieza por los músicos y sigue con los escritores. Y se convierte en un hombre cultísimo que acaba siendo una especie de leyenda: la gente se pone detrás suyo cuando trabaja para escuchar cómo, a la vez que limpia placas, recita sus páginas favoritas de El Quijote o silba Para Elisa.
Relato positivo y optimista, que cuenta con un protagonista que atrae y al que hacen muy sugerente las grandes imágenes que acompañan el texto: oscuras en conjunto, como podemos pensar que corresponde al tipo de trabajo de Todoazul, pero iluminadas por su cara bondadosa y sonriente. Un aspecto en el que la historia incide es en el valor enriquecedor de la música y la literatura para cualquiera, sea cual sea la posición que uno tenga en la escala social. Otro se refiere al valor del trabajo hecho con perfección y con entusiasmo aunque no parezca importante a los ojos de todos. (Y a quien diga que abrillantar placas de calles no es precisamente un paradigma de trabajo útil, se le puede decir que no hace falta que se lo tome literalmente...; aunque, por otra parte, en un país del primer mundo no faltan esa clase de ocupaciones.)

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo