Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'KITAMURA, Satoshi' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
KITAMURA, Satoshi
Ilustrador japonés. 1956-. Nació en Tokyo. Autodidacta. Ilustrador de prensa, de publicidad, y de libros infantiles. Vive en Londres desde 1979.

KitamuraFFurioso.jpg
Fernando furioso
(Angry Arthur, 1983)
Texto de Hiawyn Oram. Caracas: Ekaré, 1998, 6ª impr.; 30 pp.; col. Libros de todo el mundo; trad. de Verónica Uribe; ISBN: 980-257-061-3. [Vista del libro en amazon.es]
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
Fernando se enfada y, como consecuencia, lo destroza todo a su alrededor. Su madre, su padre, su abuelo, su abuela…, cada uno va intentando calmarlo, sin éxito: su enfado sigue creciendo hasta proporciones cósmicas. Al final, ¿alguien se acuerda del motivo del enfado?
KitamuraDesván.jpg
En el desván
(In the Attic, 1984)
Texto de Hiawyn Oram. México: Fondo de Cultura Económica, 1995, 1ª reimpr.; 28 pp.; col. Los especiales de A la orilla del viento; trad. de Catalina Domínguez; ISBN: 968-16-4112-4. [Vista del libro en amazon.es]
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
Un niño con un millón de juguetes que se aburre, sube al desván, vacío. En él encuentra ratones y una colonia de escarabajos, y va poblándolo más aún con su imaginación... Quiere compartir lo que ha encontrado y desea un amigo, ahora que tiene «un juego que podía durar para siempre porque cambiaba todo el tiempo». Cuando cuenta su descubrimiento a su madre y ésta le dice que no tienen desván, el niño dice al lector que, claro, «ella no puede saberlo, no ha encontrado la escalera».
KitamuraBorregos.jpg
Cuando los borregos no pueden dormir
(When Sheep Cannot Sleep. The Counting Book, 1986)
Madrid: Altea, 1998, 6ª impr.; 26 pp.; col. Historias para dormir; trad. de Aurelio de Izquieta; ISBN: 84-372-2182-X. Nueva edición bilingüe en Madrid: Anaya, 2011; 32 pp.; col. We Read / Leemos; trad. de Miguel Azaola; ISBN: 978-8466795326. [Vista del libro en amazon.es]
3 años: prelectores.
Álbumes ilustrados.
Un borrego de nombre Madejo no se puede dormir y sale a dar un paseo: tropieza con búhos, murciélagos, ardillas...; intenta trepar a un manzano, sube a la cima de una colina, entra en una casa llena de largos pasillos con muchísimas puertas, pinta cuadros, come algo... Y, por fin, cuando se acuesta, por si el sueño llega, va pensando en toda su familia...
KitamuraAlexDino.jpg
Alex quiere un dinosaurio
(A Boy Wants a Dinosaur, 1990)
Texto de Hiawyn Oram. México: Fondo de Cultura Económica, 1993; 28 pp.; col. Los especiales de A la orilla del viento; trad. de Catalina Domínguez; ISBN: 968-16-4114-0.
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
A la vista de que Alex quiere como mascota un dinosaurio, su abuelo va con él a la Dino-tienda. Cuando Alex vuelve a casa con Fred, una dinosauria, se da cuenta de los problemas que causa tener un animal así… Encuentra la solución un día que la lleva de paseo al campo…
Relatos aparentemente sencillos que tienen varios niveles de lectura, y ejemplifican a la perfección cómo pueden enriquecerse mutuamente texto e ilustraciones. Estas, hechas con acuarela más tinta china, deudoras del estilo de los grabados japoneses, son detallistas y se apoyan en dibujos bien perfilados. Tanto los personajes como las composiciones de conjunto tienen gran expresividad y, en particular, destaca la forma en que Kitamura comunica verosimilitud a los escenarios oníricos e imaginativos en los que actúan sus personajes.

En En el desván Kitamura usa un eficaz sistema de diferenciar realidad de imaginación: el texto está dispuesto fuera de la ilustración, en el margen blanco inferior, cuando sucede algo en la imaginación del protagonista. No actúa igual en Alex quiere un dinosaurio: ni las ilustraciones ni el texto dan pistas que justifiquen el descubrimiento final de que todo fue un sueño.

Fernando furioso ejemplifica bien la dinámica de cómo la violencia, incluso en sus niveles mínimos, crece alimentándose a sí misma sin que ya importen los motivos que la originaron (en este caso, sin embargo, el lector no puede sino pensar en lo necesario que puede ser un justo castigo a tiempo); En el desván contiene una defensa-exaltación de la imaginación del niño; algo parecido puede decirse de Alex quiere un dinosaurio, un relato donde priman las escenas humorísticas; Cuando los borregos no pueden dormir, además de su divertida ironía de fondo y de ser un álbum más «para dormir», añade una especie de juego visual educativo pues, en los sucesivos pasos del relato, el borrego y el lector pueden ir contando de uno a veinte...

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo