Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'GODDEN, Margaret Rumer' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GODDEN, Margaret Rumer
Escritora inglesa. 1907-1998. Nació en Eastbourne, Sussex, pero sus padres se trasladaron a la India cuando ella tenía seis meses. Pasó su infancia y juventud en Bengala. Novelista, poeta, dramaturga. Empezó a escribir libros infantiles en 1947. Falleció en Dumfries, Escocia.

GoddenRio.JPG
El río
(The River, 1946)
Madrid: Rialp, 1998; 186 pp.; trad. de León Felipe; trad. del prefacio de Carmen Gómez de Agüero; ISBN: 84-321-3186-5. Nueva edición en Barcelona: Rocaeditorial, 2007; 160 pp.; trad. de Inés Belaustegui Trías; ISBN: 978-84-96791-33-6.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Una familia inglesa en la India colonial de comienzos de siglo. La narración se centra en los pensamientos y las relaciones de Enriqueta con sus hermanos y las personas que viven o visitan su casa: la hermana mayor Beatriz, Bogui el hermano menor, la pequeña Victoria, su aya Nan, el inválido capitán John... Enriqueta, una chica reflexiva pre-adolescente, diríamos hoy, tiene un Recinto Secreto, escribe versos, va notando que crece y, cuando a su hermano Bogui le pica una cobra, se acentúan sus reflexiones sobre «los signos de la vida y de la muerte».
GoddenDollH.JPG
The Doll’s House
(1947)
New York: Puffin Books, 1976; 126 pp.; ilust. de Tasha Tudor; ISBN: 0-14-03-0942-X.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Los Plantagenet son una curiosa familia de muñecos que vive en una caja de zapatos y sueñan con una verdadera casa. Tottie, una pequeña muñeca de madera con aspecto de niña, pero de gran edad y mucho aplomo y sensatez, es la que lleva la voz cantante. Cuando las dueñas de los muñecos, Emily y Charlotte, heredan una valiosa y antigua casa de muñecas, los Plantagenet son felices. Pero, con la casa, llega una muñeca muy altiva, Marchpane, que hace de sus vidas un infierno.
Hijos del jueves
(Thursday´s Children, 1983)
Madrid: Alfaguara, 1986; 359 pp.; col. Juvenil Alfaguara; trad. de Barbara McShane y Javier Alfaya; ISBN: 84-204-4114-7.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
La señora Penny, obsesionada con que su hija Crystal triunfe como bailarina clásica, no repara en gastos ni sacrificios. No hace mucho caso de sus tres hijos mayores ni del pequeño Donne, un hijo que no deseaba y que, además, es físicamente más enclenque que los otros. Crystal pasa por sucesivas academias, pero es el pequeño Donne quien va demostrando su enorme talento a distintas personas mucho antes que a sus padres. La segunda parte se inicia con el ingreso de Donne en Queen´s Chase, la Escuela de Ballet de Su Majestad, que para Donne era como «un reino del cual él era uno de los jóvenes príncipes por derecho hereditario».
El relato infantil más conocido de la autora, The Doll´s House, no está traducido al castellano y es un relato extraordinario por varias razones. Una, por el cuidado de todos los detalles descriptivos. Otra, por su entrelazamiento tan hábil de las conversaciones entre las muñecas y los seres humanos: unas van por un lado y otras por otro pero, de modos sutiles, ambos hilos se unen, pues los muñecos saben que «no deben dejar de desear continuamente lo que quieren que hagan sus dueños». Otra más, porque alcanza una complejidad emocional impensable: los choques de personalidades llegan a ser sorprendentemente intensos. Y, finalmente, por su desenlace que, para los lectores más emotivos, puede resultar incluso doloroso. Todo esto se logra gracias a un narrador que se dirige al lector y le aclara cosas como que Mr. Plantaganet fue maltratado por sus propietarios anteriores, o que su esposa Birdie no está del todo bien de la cabeza, para disponerle a simpatizar con los Plantagenet y preparar el terreno antes de la llegada de la manipuladora Marchpane. Esta, una muñeca con «la cabeza llena de pensamientos sobre sí misma», tendrá fuertes enfrentamientos con la sabia Tottie que, para no mostrarse temerosa delante de Marchpane y animarse a sí misma, nos indica el narrador que piensa en mástiles de barcos y en astas de banderas, las cosas más valientes del mundo que son, como ella, de madera.

El único libro juvenil que sí está editado en España, Hijos del jueves, engrosa el sub-subgénero de relatos sobre niños en el mundo artístico, un mundo que la autora conocía bien, pues en los años 30 ella misma dirigió una escuela de baile para niños en Calcuta. Con calma y detalle, se van describiendo todas las particularidades de la enseñanza del ballet y los sacrificios que requiere de los niños... El lector queda enganchado por los sufrimientos y el talento que demuestra el pequeño Donne: un nuevo patito feo que, como dice ANDERSEN de su modelo, «no era orgulloso, pues un buen corazón nunca es orgulloso». La novela muestra con acierto muchas cosas, entre ellas el planteamiento demencial de los padres de algunos niños-artistas que, igual que otras sombras muy suavizadas de la misma realidad, aquí se desvanece demasiado positivamente.

Rumer Godden suele atrapar el interés del lector con un modo de narrar en tercera persona y muchos diálogos en los que se mezclan distintas voces: al describir cualquier suceso haciendo notar lo que varias personas dijeron o pensaron después sobre él, va emergiendo la personalidad de cada una y va dando forma y perspectiva a los sucesos. Actúa de igual modo en El río, considerada la mejor de sus obras, una evocación nostálgica de todas las sensaciones asociadas a la infancia, tanto del ambiente de la India que conoció como de las preguntas que se hacen y los sentimientos que invaden a los chicos cuando crecen. En el prefacio, Godden explica que toda su juventud «transcurrió sobre o junto al río, y estuvo ligada a las crecidas y a las alarmas meteorológicas, a lanchas, a motoras, a vapores... a todo tipo de barcos». Igual sucede a su protagonista Enriqueta, que si tiene un pensamiento «demasiado lento, y demasiado feliz todavía», va dándose cuenta de cómo el río sigue siempre adelante, engulle y asimila cualquier acontecimiento...
Otra novela: Narciso Negro.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo