Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'HOFFMANN, Heinrich' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HOFFMANN, Heinrich
Escritor e ilustrador alemán. 1809-1894. Nació y falleció en Fráncfort del Main. Médico psiquiatra en su ciudad natal, compuso un libro de estampas para su hijo, que se convirtió pronto en una especie de «best-seller» conocido como el Struwwelpeter, El Despeluzado, o Pedro Melenas.

HoffmannPedroM.JPG
Pedro Melenas. Historias muy divertidas y estampas aún más graciosas
(Struwwelpeter, 1845)
Mallorca: Olañeta, 1987; 30 pp.; col. Érase una vez..., Biblioteca de Cuentos Maravillosos; introd. de Carmen Bravo-Villasante; trad. de Víctor Canicio; ISBN: 84-7651-403-4. Se puede ver la edición original en el proyecto Gutenberg. Nueva edición, titulada Pedro Melenas y compañía, que incluye escenas ilustradas por otros diez ilustradores, editada por Gustavo Puerta Leisse, en Madrid: Impedimenta, 2015; 112 pp.; trad. de Víctor Canicio; ISBN: 978-84-15979-94-4. [Vista de esta edición en amazon.es]
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
El autor tenía la costumbre de hacer dibujos a los niños que venían a su consulta de psiquiatría. Un día compuso un libro que tituló Historias graciosas y cuadros divertidos con 15 láminas coloreadas para niños de 3 a 6 años, a la vista de que no encontraba ningún libro ilustrado que le gustara para sus dos hijos, el mayor entonces de tres años y medio. Pero el nombre popular del libro se lo dio una de las láminas, la del Despeluzado, un chico con uñas larguísimas y el pelo revuelto, subido a un pedestal en cuya base se veían peine y tijeras, símbolos de orden y limpieza. Las otras láminas también tratan acerca del niño desobediente de igual modo: escenas graciosas, dibujadas en tinta y coloreadas luego, acompañadas de unas cortitas historias en versos humorísticos.
Existía ya una cierta tradición de libros que trataban sobre el niño bueno y el niño malo, pero el Struwwelpeter la renovó pues su planteamiento rompía con los libros sentimentales y ñoños de la época, y conectaba con la literatura popular callejera. La popularidad del libro se acrecentó porque, del mismo modo que había sucedido con Robinson Crusoe, aparecieron otras versiones del mismo personaje en muchos países. Hoffmann publicó otros libros parecidos a este primero, y otros humorísticos, pero su fama ha permanecido gracias al Despeluzado.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo