Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'JIANG, Jili' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
JIANG, Jili
Escritora china. 1954-. Nació en Shanghai. Estudió en la Universidad de Shanghai. Fue profesora de ciencias. Emigró a los EE.UU. en 1984. Después de graduarse de nuevo en la Universidad de Hawai, desempeñó varios trabajos y, actualmente, dirige una compañía para promover intercambios culturales entre China y los países occidentales.

La chica del pañuelo rojo. Un testimonio de la Revolución Cultural
(Red Scarf Girl. A Memoir of the Cultural Revolution, 1997)
Barcelona: Ediciones B, 1999; 249 pp.; trad. de Elena Recasens; ISBN: 84-406-9109-2.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
«Mis amigos y yo habíamos crecido con los relatos de los valientes revolucionarios de China. Nos sentíamos orgullosos de nuestros valiosos pañuelos rojos que, al igual que la bandera nacional, habían sido teñidos de ese color con la sangre de nuestros mártires revolucionarios». Con esa disposición y sólo doce años, cuando estalla la Revolución Cultural en 1966, Jili Jiang quiere secundar en todo al presidente Mao. Cuando los nuevos dirigentes del Partido empiezan el acoso a su familia debido a que sus abuelos fueron terratenientes, Jili sigue confiando «en que el presidente Mao me perdonase mi categoría social oscura y me permitiera ser también miembro de la Guardia Roja». Hasta que la encrucijada es terrible: Jili podrá continuar su carrera académica sólo a cambio de denunciar a su padre.
Ésta no es una historia semejante a la de Ana FRANK, como dice la contraportada. Formalmente, son postizas algunas digresiones sentimentales propias de la mujer que narra hoy, y la traducción emplea algunas expresiones del momento actual que resultarán inadecuadas en el futuro. Sin embargo, se mantiene con buen pulso el punto de vista de la chica de doce años que narra e intenta comprender lo que ocurre, y se cuenta con agilidad y emoción una historia que tiene fuerza. Al usar frases sencillas y ceñir lo narrado a lo que sufren y viven Jili y sus hermanos, y al reducir al mínimo las referencias a las particularidades culturales de China, La chica del pañuelo rojo resulta eficaz y convincente para un público joven. Además, puede cumplir también la función propia de mucha literatura juvenil de servir de introducción a otras obras de mayor alcance testimonial, histórico y literario, como Cisnes salvajes, de Jung Chang.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo