Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BONSELS, Waldemar' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BONSELS, Waldemar
Escritor alemán. 1881-1952. Nació en Ahrensburg, Holstein. Su padre era francés y su madre danesa. Vagabundeó por toda Europa, Ceilán, India y Egipto. Escribió su primera novela en 1905, a la que siguieron poemas y obras de teatro. Falleció en Ambach, Starberger See.

BonselsMaya.jpg
Maya la abeja
(Die Biene Maja und ihre Abenteuer, 1912)
Barcelona: Juventud, 1994; 208 pp.; col. Clásicos literatura infantil; ilust. de J. Vinyals; trad. de Carlos Guerendiain; ISBN: 84-261-2854-8. Nueva edición, con el título Las aventuras de la abeja Maya, en Barcelona: Juventud, 2006; 152 pp.; ISBN: 978-84-261-3519-63.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
La abeja Maya decide independizarse y se marcha. Después de numerosas experiencias, es atrapada por los avispones, los «más soberbios y malvados enemigos [...], una raza inútil, un pueblo de bandidos sin fe ni ley», contra los que debe combatir para regresar a su colmena.
A finales del siglo XIX tiene un gran auge en Alemania el «Jugendstil», la versión centroeuropea del «Art Nouveau», que proclamaba entre otras cosas la necesidad de la poesía y todo lo artístico en la educación de los niños. Proliferaron los libros ilustrados, muchos de ellos con motivos florales. En ese ambiente, Bonsels escribió Maya la abeja, un cuento lleno de colorido y diseñado para enseñar muchas particularidades de la vida de los insectos, pero también con descripciones poéticas y momentos líricos que demuestran amor a la naturaleza y un agudo espíritu de observación.

Bonsels no tiene intenciones satíricas ni alegóricas, aunque sí utiliza las descripciones de otros insectos que Maya se encuentra para representar distintas actitudes humanas. Realiza observaciones divertidas, como cuando el ciempiés se lamenta, ante la observadora Maya, que «son demasiadas patas. Se pasa demasiado tiempo en ponerlas en movimiento a todas». Y presenta con cariño todo lo relativo a la vida de las abejas, «raudas como puntitos zumbadores», un pueblo unido y leal...

Maya la abeja tiene también su vertiente de novela de iniciación. Entre otras muchas cosas, Maya va mejorando en optimismo, generosidad, valentía..., y hace apreciaciones perspicaces: «Muchas veces se ríe uno de una cosa y después advierte que ni siquiera la ha comprendido». Y después del terrible combate con los avispones, el narrador nos dirá que Maya «sabía ahora para siempre que sus enemigos eran seres como ella, que amaban su pobre vida como ella, y que habían de afrontar sin ayuda el terrible momento de la muerte».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo