Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'HORVÁTH, Ödön von' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HORVÁTH, Ödön von
Escritor húngaro-austríaco. 1901-1938. Nació en Fiume, actual Rijeka, que perteneció a Hungría hasta la primera Guerra Mundial, luego a Italia, actualmente a Croacia. Estudió filosofía y literatura en Múnich. Vivió en Berlín, Viena, Budapest. Autor muy crítico, escribió en alemán y destacó sobre todo como dramaturgo. Huyó de Austria cuando fue anexionada por Hitler, en 1938. Murió en París, al ser golpeado por un árbol desgajado por el fuerte viento en un día de tormenta.

Juventud sin Dios
(Jugend ohne Gott, 1937)
Madrid: Espasa, 2001, 3ª impr.; 208 pp.; col. Austral; ed. y trad. de Berta Vias Mahou; ISBN: 84-239-7492-8.
18 ańos: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria.
Tiempos de ascenso del nazismo. Un joven maestro está desalentado por las actitudes de sus alumnos y en especial por sus inclinaciones racistas: «¿Qué clase de generación va a ser ésta? ¿Insensible? ¿O simplemente brutal? [...] Que estos críos rechacen todo lo que para mí es sagrado no me parece tan grave. Lo que resulta más grave es cómo lo rechazan, sin conocerlo. Y lo peor de todo es que no quieran conocerlo de ningún modo. Para ellos, pensar es odioso». Por intentar corregir esas inclinaciones, es advertido por el director del instituto en el que da clase: «Debemos alejar de la juventud todo aquello que de algún modo puede afectar a sus futuras facultades militares... Lo que significa que tenemos que educarles moralmente para la guerra». Profesores y alumnos acuden a un campamento de verano, y allí uno de los chicos aparece muerto. El juicio que sigue contra el supuesto culpable se resolverá inesperadamente debido a la decisión del maestro de contar una verdad oculta. Tal acción desencadena su re-descubrimiento de Dios, responde a su inquietud sobre cómo hacer frente al totalitarismo, abre su esperanza cuando ve la reacción de algunos chicos que deciden actuar de otro modo: «Usted es el único adulto que conocemos que ama la verdad».
Al escribir Juventud sin Dios, Horváth quiere atacar el totalitarismo y, para ello, intenta desenmascarar la conciencia de sus personajes mostrando con claridad sus debilidades, y eligiendo un modo de contar las cosas que nada tiene que ver con los patrones actuales de relatos semejantes. En la narración directa en primera persona, tienen fundamental importancia los monólogos y los diálogos internos del protagonista con voces interiores; hay un empleo consciente de un lenguaje desnudo y seco, y de un estilo esquemático y frío que se aprecia, por ejemplo, en que los personajes sólo se nombran con una inicial. Estas elecciones, que comunican una rara intensidad a la narración, pueden provocar desasosiego en ciertos lectores. Pero también es ésta una de las intenciones del autor: escribir «contra los analfabetos espirituales, contra aquellos que, si bien saben leer y escribir, no saben sin embargo lo que escriben y no entienden lo que leen».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo