Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'HAAR, Jaap ter' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HAAR, Jaap ter
Escritor holandés. 1922-1998. Nació en Hilversum. Fue militar. Trabajó como guionista de radio. Más tarde se dedicó a la literatura juvenil. Falleció en Laren.

TerHarBoris.jpg
Boris
(1966)
Barcelona: Noguer, 2002, 10ª impr.; 134 pp.; col. Cuatro Vientos; trad. de Adriana Matons de Malagrida; ISBN: 84-279-3116-6. Nueva edición en 2009; 144 pp.; col. Noguer juvenil; ISBN 13: 978-84-279-0091-2. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Leningrado, diciembre de 1942. Boris, doce años, pierde a su padre. Su madre, apoyada por el tío Vania, quiere que Boris se vaya de la ciudad. Ante sus protestas le dicen que «en tiempo de guerra nadie hace lo que quiere». Para evitarlo, Boris intenta conseguir comida junto con su amiga Nadia, dos años mayor que él. En su arriesgada expedición entran en contacto con soldados alemanes.
El sufrimiento en la situación límite que viven Boris, Nadia y sus familias, está narrado con sobriedad. El autor integra con acierto los recuerdos y los ensueños de Boris en el transcurso de la acción. El relato muestra la maduración de Boris en esas circunstancias duras: los consejos que recuerda de su padre fallecido, —«el valor que demostramos da valor a los demás»—, encienden su coraje y su esperanza; los sucesos que vive le conducen a superar el odio y alcanzar una comprensión más profunda de la vida. Y así, después de ser salvado por una patrulla alemana, Boris reflexiona que «cuando se es soldado se tiene que disparar incluso sobre los enemigos buenos. Nunca se sabía a quién se daba. Era posible que algún día, cuando fuera soldado, tuviera que disparar contra el comandante de la patrulla que les había salvado la vida. Este pensamiento le dejó perplejo y a la vez trastornado».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo