Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'LORNSEN, Boy' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LORNSEN, Boy
Escritor alemán. 1922-1995. Nació y falleció en Kaitum, isla frisona de Sylt. Estudió artes plásticas en Hannover. Carpintero, ebanista, escultor, autor de libros infantiles.

A bordo de la "Pacífica Jenny"
(Auf kaperfahrt mit der “Friedlichen Jenny”, 1982)
Barcelona: La Galera, 1987; 139 pp.; col. Los grumetes de la galera; ilust. de Mercè Arànega; trad. de Rosa Grueso y Thies Nelsson; ISBN: 84-246-7621-1.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
El viejo capitán Büssenschütt inventa y escenifica una historia de piratas para entretener a su nieto Peter y, de paso, eludir otras ocupaciones caseras. Con el consentimiento de la abuela Jenny, hace de la cama un barco, usando unos cepillos como mástiles y una sábana vieja como vela, cuerdas de tender la ropa como amarras, una vieja rueca como timón y el mazo de la carne como ancla... Pero cuando el abuelo empieza su recorrido por el Báltico, de isla en isla, los deseos de su timonel de combatir a los piratas acelerarán la historia y no siempre será fácil anclar el barco por la noche para poder dormir tranquilamente.
LornsenYeska.jpg
Tía Yeska
(Tante Jeske, 1986)
Barcelona: Noguer, 1989; 63 pp.; col. Mundo Mágico; ilust. de Detlef Kersten; ISBN: 84-279-3416-5. Nueva edición en 2010; 80 pp.; ISBN: 978-84-279-0100-1.
6 años: primeros lectores.
Narrativa: Fantasía.
Fabián conoce a la Tía Yeska, una señora especial que, cuando sus padres se van unos días, se queda con él. A su lado sucederán cosas increíbles.
El autor tiene un talento especial para recrear historias ya conocidas con originalidad. A bordo de la “Pacífica Jenny” es como un inteligente desarrollo del álbum Mi abuelo es pirata, de Jan LÖÖF, y Tía Yeska resulta ser una especie de nueva Mary Poppins.

Merece la pena subrayar la excepcionalidad de A bordo de la “Pacífica Jenny”, una novela prácticamente inadvertida en nuestro país, y cuyos mejores lectores serán sin duda quienes puedan apreciar la ironía bienhumorada y positiva que gasta Lornsen. Su relato logra mantener divertido y en vilo al lector, jugando con la tensión del pequeño Peter por su aventura, y con la del abuelo por mantener bajo control en todo momento el ritmo del relato; y con el contrapunto de las intervenciones y observaciones de la abuela, que a veces no entiende nada y otras es cómplice de uno u otro...
¡Barco pirata a la vista!

Cuando van pasando los días, Peter ya sabe cómo su abuelo hace soplar el viento, o desata tormentas, o hace caer la niebla..., de modo que no acaban de combatir contra los piratas como él desea.

«El abuelo mismo descubrió en lontananza la primera vela, pero, para decepción de Peter, explicó que se trataba de un inofensivo barco mercante.

Entonces pusieron rumbo al oeste.

—¡Dame el catalejo, por favor! Tú puedes sujetar el timón, mientras, abuelo.

El timonel Peter había decidido descubrir por sí mismo una vela pirata, antes de que su abuelo siguiera avistando inofensivos barcos mercantes. En cuanto se hubo colocado el catalejo, gritó:

—¡Vela a la vista! —añadiendo enseguida—: ¡Es un barco pirata, abuelo capitán! ¡Veo la calavera blanca con mucha claridad! ¡No hay duda!»

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo