Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BENYELLÚN, Abdelmayid' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BENYELLÚN, Abdelmayid
Escritor marroquí. 1919-1981. Nació en Casablanca, vivió en Manchester hasta los ocho años y luego en Fez. Estudió Filosofía y Letras y Periodismo en El Cairo. Fue periodista, escritor y embajador de su país.

De la niñez
(Dar Nash al-Ma´rifa, 1949)
Madrid: Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 1999; 365 pp.; trad. de Salvador Peña Martín; ISBN: 84-87198-56-2.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria.
Narración autobiográfica desde la infancia hasta la incorporación a la Universidad, en la que se mezclan los sucesos que marcaron la vida personal del autor, como su terror al dentista o el carácter decisivo del fútbol para su autoestima, con descripciones ambientales y juicios sobre las cuestiones que le preocupan.
Publicada por entregas entre 1949 y 1952, y años después en forma de libro, De la niñez ha sido, durante décadas, de lectura obligada en las escuelas de Marruecos pues está considerada la primera novela moderna en ese país. A un lector con otro bagaje cultural le pueden interesar las pinturas de tipos humanos dados a los aspavientos, acostumbrados a una charla llena de carcajadas y exclamaciones, diestros en el arte de gritar y escuchar al mismo tiempo. Tal vez le resulte sugestivo el retrato de costumbres sociales, como el mundo de las azoteas, un territorio propio de las mujeres en el que los hombres no tienen cabida. Y seguramente le sorprenda la importancia que Benyellún atribuye, en la formación del carácter de los niños marroquíes, al hecho de llevar unas ropas holgadas, que incitan a la molicie y que son como «grilletes para el alma», y a tener que vivir en unas casas tan espaciosas y frecuentadas como auténticas plazas públicas y que, por tanto, no son verdaderos hogares.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo