Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BOULLE, Pierre' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BOULLE, Pierre
Escritor francés. 1912-1994. Nació en Avignon. Ingeniero eléctrico, abandonó Francia con 26 años para irse a Malasia, donde trabajó en una plantación de caucho. Participó en la segunda Guerra Mundial alistado en el ejército francés. Fue prisionero de los japoneses. Volvió a Francia a mediados de los años cuarenta. Se convirtió pronto en un escritor prolífico y de mucho éxito: El puente sobre el río Kwai y El planeta de los simios fueron sus obras más populares. Falleció en París.

BoullePontKwai2.jpg
El puente sobre el río Kwai
(Le pont de la rivière Kwai, 1952)
Madrid: Celeste Ediciones, 2001; 181 pp.; col. Letra Celeste; trad. de Joaquín Moya; introd. de Javier Coma; ISBN: 84-8211-305-4.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Aventura.
Tailandia, segunda Guerra Mundial. Los japoneses quieren construir una vía férrea que una el golfo de Bengala con Bangkok y Singapur. Los ingleses de un campo de prisioneros deben encargarse de tender un puente sobre el río Kwai. Los enfrentamientos iniciales del jefe del campo, el coronel Saíto, con el militar al mando de los ingleses, el coronel Nicholson, se saldan con la cesión del primero: el puente será construido sólo si los ingleses son mandados por sus propios oficiales. Por otro lado, es enviada una unidad de saboteadores con la misión de volar el puente justo en el momento en que pase por él el primer tren.
Inteligente y bien armada novela que no debería ser olvidada por la película basada en ella, entre otras cosas porque ni su tono ni su resolución final se parecen. Pierre Boulle usa su experiencia personal para fabricar un relato de acción muy convincente: sin pasarse de vueltas, pone delante del lector multitud de detalles pequeños relativos al ambiente del campo de prisioneros, al aspecto y peligros de la selva que los circunda, al trabajo de los concienzudos constructores del puente por un lado, y de los meticulosos saboteadores por otro. Pero la intención de fondo del escritor francés se centra en conseguir un retrato despiadado del coronel Nicholson: un hombre íntegro y valeroso pero que, «parapetado en la certeza de la superioridad de los hombres de su raza», se siente feliz cuando termina su puente y piensa «haber añadido un episodio poco común a la leyenda occidental de los constructores de imperios». La poderosísima ironía de Boulle apunta directamente contra el espíritu del imperialismo inglés, al cual representa en un hombre que, supone uno de los personajes, «en su más tierna juventud, se leyó enterito a nuestro entrañable KIPLING». En definitiva, un buena lección acerca de cómo una coherencia segura de sí misma e irreflexiva en torno a los «para qués» últimos, es estúpida y puede acabar siendo dañina. En otro nivel, es clarificadora la introducción que aclara las vicisitudes de la confección del guión de la película y las modificaciones sustanciales que se le hicieron para volverla más aceptable comercialmente.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo