Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'KRÜSS, James' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
KRÜSS, James
Escritor alemán. 1926-1997. Nació en la isla de Helgoland. Estudió Magisterio. Amigo de Erich KÄSTNER, adaptó al teatro Emilio y los detectives. En 1965 se instaló en Gran Canaria. Publicó teatro, poseía, novela. Fue también traductor y recopilador de canciones y poemas populares. Premio Andersen 1968. Falleció en Las Palmas de Gran Canaria, España.

Florentina
(Florentine und die Kramerin, 1962)
Madrid: Escuela Española, 1985; 144 pp.; col. Caballo de Cartón; ilust. de Karin Schubert; trad. de Ana Isabel Almendral; ISBN: 84-331-0298-2; agotado.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Sucesos de la vida de Florentina, una chica como un rabo de lagartija, nerviosísima e imprevisible, habladora y partidaria de plasmar en poesías lo que le ocurre.
El águila y la paloma
(Adler und Taube, 1963)
Madrid: Susaeta, 1989; 112 pp.; col. Las Campanas; ilust. de Adolfo Calleja; trad. de Carmen Bravo-Villasante; ISBN: 84-355-0262-7.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Amenazada por un águila, una paloma se oculta en la grieta de una roca. Se acuerda de Sherezade y piensa en entretener al águila contándole historias. Entretanto, con la fuerte cola, va ensanchando un agujero que tiene detrás. Y es que «a menudo la inteligencia y el ingenio valen más que la fuerza».
KrussIslasFelices.jpg
Las islas felices detrás del viento
(Die Glücklichen Inseln hinter dem Winde, 2000)
Madrid: Anaya, 2002; 221 pp.; ilust. de Franziska BIERMANN; trad. de José Luis Reina Palazón; ISBN 84-667-1665-3.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Fantasía.
Historia de un capitán que fue dos veces a las Islas Felices, un archipiélago al que se va por casualidad, donde los animales ejercen el gobierno de modo democrático y donde «no hay radios ni televisiones» pues «los seres felices pueden prescindir de eso».
Las dos primeras dos obras ejemplifican características sobresalientes del autor: excelente narración, dominio del lenguaje, engarce de distintos relatos y poemas cortos en un hilo argumental.

Florentina trata de cómo la dedicación de tiempo de los padres al trabajo les impide conocer las necesidades de su hija. Es un logro el personaje, una niña espontánea y divertida, con ideas muy claras acerca de las cosas que no le gustan, como comer en el tren: «Si quieres que te dé un consejo: no comas nunca en un vagón restaurante, especialmente no comas sopa si llevas un vestido de color claro, porque cuando el tren toma una curva, el plato de sopa parece un mar en tempestad»; o como ir a un hotel: «Si bajas la escalera por la barandilla, más de medio hotel se pone a gritar: “Por Dios, la niña, la niña”».

El águila y la paloma engrana sucesivos cuentos, brillantes por su claridad, su sencillez y su ingenio. Cuando ha conseguido su objetivo, la paloma interpela al águila: «¿Sigues creyendo que bastan el poder y la fuerza?». Y el águila reconoce con nobleza: «Me has ido a contar la historia más aleccionadora: la historia del águila y la paloma».

Las islas felices detrás del viento es un relato pacifista, en una línea más sofisticada pero semejante a la de Erich KÄSTNER en La conferencia de los animales. Relato también de «nonsense», donde una cosa conduce a otra de un modo que puede recordar, por ejemplo, a libros como los de Alicia o los del Doctor Dolittle. No es por tanto una historia para cualquier público: quedan en evidencia el talento narrativo y poético del autor, así como su ingenio y buen humor, pero, aunque la traducción debe ser aplaudida, también es obvio que el encanto del texto depende de los matices propios del idioma original. Se suceden los comentarios y las reflexiones sobre la posibilidad de un mundo donde no hubiese ni enfermedad ni dolor, y se termina indicando que «si en este mundo nunca podemos ser totalmente felices, podemos hacernos una idea de la felicidad. Debemos saber lo que es la felicidad cuando la buscamos. Necesitamos una imagen del paraíso como el marino necesita la estrella polar para guiar su barco».
Más obras

Los libros más famosos del autor no están traducidos al castellano y no los conozco. Uno es Mein Urgrossvater und ich (1959), sobre un chico que, junto con su bisabuelo, escribe poemas e historias sobre palabras y sonidos y juegos del lenguaje. Otro es Timm Thaler oder das verkaufte Lachen (1962), acerca de un chico que vende al diablo su risa, una novela con la que Krüss quiere criticar el materialismo y el consumismo creciente que ve alrededor.

Otros son Paulina y el Príncipe del Viento y Cartas a Paulina.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo