Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'YATES, Elizabeth' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
YATES, Elizabeth
Escritora norteamericana. 1905-2001. Nació en Buffalo, New York. Fue periodista. Escribió muchas novelas.

YatesAmosFortune.jpg
Amos Fortune, Free Man
(1950)
New York: Puffin, 1989; 181 pp.; Puffin Newbery Library; ilust. by Nora S. Unwin; ISBN: 0-14-034158-7.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Un príncipe africano capturado como esclavo, con quince años, es conducido a los Estados Unidos. Caleb Copeland, un cuáquero que lo compra en una subasta por compasión, le cambia el nombre y lo llama Amos. La muerte de Caleb impide que Amos quede libre, como ambos habían acordado. Con un nuevo dueño, Mr. Richardson, que le trata bien, aprende el oficio de curtidor y se hace cristiano. Al cabo de pocos años le compra su libertad. Compra también la libertad de una mujer y se casa con ella, pero enviuda pronto. Se vuelve a casar de nuevo y gasta el resto de su vida desempeñando su trabajo y, con lo que gana, comprando la libertad de otros esclavos.
Relato basado en la vida de un personaje real, bien construido y bien contado. La historia se narra en diez capítulos ordenados cronológicamente, desde el primero, «África 1725», hasta el último «Evergreen Years 1794-1801». Están bien descritos los distintos ambientes: el del barco esclavista, el de las ciudades portuarias de Nueva Inglaterra, el de las montañas de New Hampshire. La personalidad de Amos se perfila con cuidado, entrando también en su mundo de pensamientos y deseos: sus ansias de ser libre, su talante sereno sin resentimiento, su progresiva comprensión de la sociedad en la que vive, su ambición y su sacrificio para rescatar a otros esclavos, su compasión por los inválidos y los niños. Por ejemplo, se señala cómo le confundía que los blancos, a la hora de rezar, pusieran tanto interés en las reuniones dominicales, y cómo él se dirigía al Señor no sólo en la Meeting House sino, sobre todo, en el patio donde curtía. Es un buen recurso el de contar las cosas con un lenguaje sobrio que contrasta, sin embargo, con el lenguaje más florido propio de algunos documentos de la época que aparecen en la narración: textos cortos de algunas noticias de prensa, documentos donde se atestiguaba la compra de un esclavo, etc.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo