Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'PAULSEN, Gary' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PAULSEN, Gary
Escritor norteamericano. 1939-. Nació en Mineápolis. En su juventud desempeñó muchos oficios. Autor de numerosas novelas, juveniles y para adultos, y de libros informativos sobre diversas cuestiones.

PaulsenHacha.jpg
El hacha
(Hatchet, 1987)
Barcelona: Noguer, 1996, 3ª ed.; 142 pp.; col. Cuatro Vientos; trad. de Jesús Mayor Val; ISBN: 84-279-3206-5. Nueva edición en 2011; 192 pp.; ISBN: 978-84-279-0128-5.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Brian Robeson, un chico de doce o trece años, es conducido en avioneta, desde Nueva York a Canadá, para reunirse con su padre. Brian está preocupado por el próximo divorcio de sus padres y piensa contar a su padre «el Secreto»: que ha visto a su madre con otro hombre. Pero en pleno vuelo el piloto muere y la avioneta termina cayendo en un lago. Durante cincuenta y cuatro días, y con un hacha que su madre le había comprado como único instrumento, Brian deberá preocuparse de organizar su supervivencia como un nuevo Robinson, y el Secreto y el Divorcio de sus padres pasan a segundo plano.
Verosímil versión de un joven Robinson, contada con un lenguaje sencillo y un estilo pensado para captar a quien es poco lector. En los relatos infantiles y juveniles es frecuente presentar la superación de un conflicto personal y familiar distanciando de él al protagonista y obligándole a enfrentarse a dificultades inmediatas que absorben todas sus energías, y presentan aquél conflicto bajo una luz distinta. Así actúa Paulsen, al mostrar la peripecia de Brian como un camino hacia una nueva madurez, que abarca en este caso desde un mayor respeto hacia la naturaleza hasta una mejor comprensión de sí mismo y la aceptación de que sus padres vivan su vida y él la suya. Este último aspecto queda oscurecido por la intensidad del núcleo del relato: los sucesos que van ocurriendo y la confianza que se va generando en el interior de Brian al ir venciendo las dificultades.

Cuando se da cuenta de que ha muerto el piloto y que se ha quedado solo en la avioneta, Brian no sabe qué hacer: «—Por favor —dijo Brian. Pero ni siquiera supo qué o a quién pedir—. Por favor...». Al ir acomodándose a las circunstancias nuevas, descubre cosas elementales que ignoraba: «En todas sus lecturas, en todas las películas que había visto en televisión, cuya trama se desarrollaba al aire libre, jamás habían mencionado una sola vez los mosquitos o las moscas». Y, lentamente, después de un penoso encuentro con un puercoespín, Brian concluye que «la primera regla de supervivencia era que ese sentimiento de compasión de sí mismo no servía para nada. No es que fuese un sistema equivocado o que pudiese ser considerado incorrecto. Es que era inoperante». Igual que quejarse de que sus padres se separen.
Cómo captar lectores

Se ha elogiado a Paulsen porque logra que sus libros sean leídos por chicos menos lectores. Eso se debe a que consigue introducir rápido al lector en las emociones del protagonista y estimular así el deseo de avanzar en la lectura: paga el precio de no mantener una coherencia completa para sostener el punto de vista, pues con alguna frecuencia se confunden los pensamientos de Brian con las observaciones del narrador.

Además, usa frases cortas y emplea el recurso de repetir la misma palabra, y reforzar su impacto, también visualmente, con numerosos puntos y aparte. Así, cuando el piloto muere en pleno vuelo, la situación de Brian se cuenta del siguiente modo:

«Estaba solo.

Estaba solo en la ronroneante avioneta sin piloto.

Solo».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo