Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'FORESTER, Cecil Scott' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FORESTER, Cecil Scott
Escritor británico. 1899-1966. Nació en El Cairo, donde su padre era funcionario del gobierno inglés. Cursó estudios de Medicina, que no terminó. Inició su carrera como novelista en 1924. Algunas de sus novelas se llevaron al cine con gran éxito. Su mayor fama la obtuvo con el ciclo de aventuras marineras protagonizadas por Horatio Hornblower. Falleció en Fullerton, California, EE.UU.

ForesterHornblower.jpg
El guardiamarina Hornblower
(Mr. Midshipman Hornblower, 1950)
Barcelona: Edhasa, 1998, 2ª impr.; 378 pp.; trad. de Aleida Lama Montes de Oca; ISBN: 84-350-3503-4.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Aventura.
Horatio Hornblower es un tímido, solitario, y reflexivo joven que con 17 años embarca en el buque Justinian. A causa de un duelo es trasladado a la fragata Indefatigable. Después de participar en sus primeras acciones de guerra contra franceses y españoles, es ascendido a teniente interino. Su examen para ser nombrado teniente es interrumpido. Recibe su primer mando al frente de la corbeta Le Rêve, en cuyo regreso a Inglaterra es capturado y encarcelado en la prisión militar de El Ferrol.
ForesterTeniente.jpg
El Teniente de navío Hornblower
(Lieutenant Hornblower, 1952)
Barcelona: Edhasa, 1997, 2ª impr.; 381 pp.; trad. de Aleida Lama Montes de Oca; ISBN: 84-350-3502-6. Nueva edición en Barcelona: Quinteto Bolsillo, 2006; 384 pp.; ISBN 10: 84-96333-95-7.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Aventura.
Hornblower es ya tercer teniente del Renown, al mando del Capitán Sawyer, un hombre «que miraba de soslayo y con suspicacia a los que le rodeaban». En el viaje hacia las Antillas, los restantes oficiales del Renown sufren la paranoia del capitán que, con ocasión de una acción aparentemente fortuita, sufre un accidente. Toma el mando el primer teniente Buckland que, hábilmente manejado por Hornblower, emprende una operación audaz: arrebatar un puerto a los españoles y capturarles varias naves. Nombrado capitán interino al mando de una de ellas, la Retribution, al llegar a Inglaterra es desmovilizado y su ascenso queda sin efecto. Hornblower sobrevive entonces dedicándose al juego...
Primero y segundo de los once volúmenes que narran la carrera de Horacio Hornblower, un marino contemporáneo de Nelson, desde guardiamarina hasta Almirante. Forester publicó las primeras novelas sobre su personaje en los años 1937, 1938 y 1939: son las que corresponden a la época en la que Hornblower, ya capitán, manda una fragata enviada a Nicaragua, y que con el título El hidalgo de los mares fueron protagonizadas en el cine por Gregory Peck. En 1945 apareció Commodore Hornblower, en 1946 Lord Hornblower, y desde 1950 las novelas que narraban los comienzos profesionales del marino inglés: quizá las mejores.

En la tradición de los grandes narradores ingleses de aventuras marineras, Frederick MARRYAT sobre todo, Forester nos hace asistir a los pormenores de la vida cotidiana en toda clase de barcos, a los entresijos burocráticos donde se deciden los ascensos, y a todo tipo de combates, abordajes y naufragios. Siempre quedan claros el valor, la disciplina y la integridad moral de los súbditos de su Majestad, frente a la indisciplina, cobardía y corrupción de sus enemigos españoles, «lentos y perezosos» y cuyas «galeras se caracterizan por su hedor».

Forester es tan buen narrador como novelista, desarrolla con buen pulso sus relatos a la vez que perfila la psicología de sus personajes, cuyas dudas, debilidades y reflexiones conocemos. En El teniente de navío Hornblower, el narrador adopta el punto de vista de Bush, el segundo teniente del Renown, que observa y juzga al «joven teniente desgarbado y de cara angulosa», que siempre «conservaba la sensatez y era capaz de pensar con rapidez fuera cual fuera el peligro que le amenazara», «un hombre que siempre estaba preparado para dar un paso atrevido, que prefería la acción a la inacción, que tenía muchos conocimientos teóricos de su profesión, pero también mucha práctica en navegar [...], impetuoso y a la vez discreto»... Con este cambio de punto de vista, Forester presenta también la maduración de Bush, un hombre generoso, incapaz de experimentar sentimientos mezquinos, cuya devoción admirada por Hornblower va en aumento a lo largo de la aventura. Y, a la vez, al mostrar a Hornblower bajo la mirada de otro joven inseguro como él, va perfilando mejor la figura de su héroe.

En la siguiente novela, Hornblower y el “Hotspur” (Hornblower and the Hotspur, 1962), un Hornblower ya casado es enviado a patrullar por el canal de la Mancha para espiar e interceptar la flota francesa, y terminará sus acciones siendo el capitán de rango más joven de la lista de capitanes.
La modélica armada inglesa

Sorprende que un maestro de la ironía como Forester componga unos libros de aventuras tan limpios de críticas hacia los defectos del propio país o de sus instituciones. Y es que, aunque afirme que en la Armada inglesa imperaban la severidad y la ingratitud, y que las cosas dependían más de la suerte que en otros sectores de la vida, nada más opuesto al discurrir de la narración. En su primeras semanas a bordo, Hornblower aprende que «en la Armada no tenían por costumbre reírse de un hombre que no se escaqueaba cuando tenía algo que hacer y lo hacía lo mejor posible». Tiene dificultades, sí, pero es que «la vida en la Armada no era una sucesión de crisis sino una crisis constante y [...] mientras se resolvía un problema urgente, era necesario hacer planes para resolver el siguiente». El valor no se discute, pues «nadie podía sentir otra cosa que desprecio hacia un hombre que confesaba que sentía náuseas cuando le acababan de asignar una tarea peligrosa», y todos piensan que «el miedo despojaba al hombre de su hombría». Los buques funcionan como máquinas bien engrasadas por la instrucción y la obediencia: «Cuando un almirante pedía a un oficial que hiciera algo cuando lo estimara conveniente quería decir que lo hiciera inmediatamente, tanto si ese momento le parecía conveniente como si no...». Y el comportamiento de Hornblower es, cada vez más, una referencia para todos: Bush, que pensaba que un oficial de marina «sólo necesitaba saber cosas relacionadas con la navegación», amplía su idea después de convivir con Hornblower pues, se nos dice, «ahora sabía que (un oficial de marina) debía tener ciertas cualidades: iniciativa, aunque no temeridad, fortaleza física y espiritual, tacto para tratar a sus superiores y a sus subordinados, ingenio y agilidad mental. Una armada tenía que combatir y, por tanto, necesitaba ser guiada por hombres combativos».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo