Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'JOHNS, William Earl' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
JOHNS, William Earl
Escritor británico que firmaba W. E. Johns o William Earle Johns. 1893-1968. Nació en Hertford. Durante la primera Guerra Mundial sirvió en un recién nacido ejército del aire. Fue derribado, herido, hecho prisionero y sentenciado a muerte. Escapó, pero fue capturado de nuevo y pasó el resto de la guerra en un campo de prisioneros. En 1930 dejó la fuerza aérea, pasó a la reserva y empezó a escribir en una revista las aventuras del aviador Biggles, serie que duró desde los primeros años treinta hasta los setenta y que sólo se vio superada en popularidad y traducciones a otros idiomas por las novelas de Enid BLYTON. Escribió también otras series de ficción y libros de otra clase. Falleció en Park House, Hampton Court.

JohnsBiggles.JPG
Biggles. Ases del aire. La escuadrilla de los Camel
(The Camels are Coming, 1932)
Barcelona: Edhasa, 2011; 253 pp.; trad. de David León Gómez; ISBN: 978-84-350-3578-1.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
Primera Guerra Mundial. Enfrentamientos aéreos entre aviones ingleses estacionados en Francia y aviones alemanes. James Bigglesworth, un tipo al que se describe como alto, rubio, delgado, apuesto, y ojos hundidos de color de avellana, es el jefe de una escuadrilla de aviones Camel sin haber superado aún la adolescencia. Los capítulos son como relatos sueltos, aunque van ordenados cronológicamente y, en algunos casos, enlazados entre sí. En ellos se narran acciones de combate aéreo contra escuadrillas de aviones alemanes y misiones de otro tipo. A lo largo del libro a Biggles le nombran capitán y, al final, comandante.
En este primer libro publicado con las aventuras de Biggles viene un prólogo del autor con algo del contexto de su personaje. En él se contienen 17 relatos, la mayoría de los cuales se publicaron en la revista «Popular Flying», en los que se presentan personajes que reaparecerán en sus muchísimas aventuras posteriores: su pecoso compañero Algy, una guapa espía alemana… Entre los episodios memorables destaca uno en el que Biggles, de permiso en Londres, aprovecha un momento en el que sus amigos van de caza para, sin que nadie lo sepa, impedir un bombardeo y regresar a tiempo de recibirles de nuevo.

Son relatos que se leen con facilidad. A quienes les gusten los aviones y las novelas de acción no les importará mucho que el lenguaje con frecuencia sea técnico —«hizo un medio tonel»— o antiguo —«¡que me aspen!» es una expresión habitual entre otras—. La acción es continua y las descripciones de vuelo son ágiles —«el viento ululaba entre los cables»— y como de cómic —«¡Flac, flac, flac! ¡Guang, guang, guang!, hacían las balas al atravesar la lona y las piezas de metal»—. Los personajes son planos pero, con todo, no se dejan de mostrar sus momentos de abatimiento porque un compañero ha caído, ni se teme señalar que Biggles, debido a la tensión, tiene preocupados a sus jefes porque bebe demasiado. En este y otros sentidos —a los alemanes se los llama «los hunos»—, estas narraciones no son muy políticamente correctas.
Relatos posteriores

El libro que continúa con las andanzas del protagonista es Biggles en Oriente. Más adelante, después de los relatos sobre sus hazañas de guerra, Biggles y sus amigos —el capitán Algy, el oficial de vuelo Ginger, el sargento Smyth, el americano Tex O´Hara y Lord Bertie Lissie, otro piloto amigo que siempre lleva monóculo—, se convirtieron en unos implacables perseguidores del crimen. Cuando llegue la segunda Guerra Mundial, la supervivencia de Inglaterra dependerá del arrojo de Biggles. Y, a su término, trabajará incansablemente para Scotland Yard, sin que decaiga su energía ni cambie su lenguaje. Habrá también historias que retroceden en el tiempo para contar la juventud y el aprendizaje del héroe.

Biggles y sus amigos son felices en el peligro, sienten una clara superioridad inglesa frente a otras razas y sólo miran con respeto a su mítico adversario Erich Von Stalheim. Sus aventuras son completamente masculinas, van de un lugar del globo a otro en un pispás, no se inquietan aunque las ametralladoras tableteen a su alrededor, sostienen terribles peleas en las cabina del piloto «mientras el avión se revolvía como una ballena herida», y el narrador recurrirá si es necesario a los pies de página para darnos detalles técnicos de los aviones... En fin, son relatos que, sin tanto pormenor, preceden a los thriller tecnológico-bélico-patrioteros que popularizará Tom Clancy en los ochenta y noventa.

En castellano se publicaron, hace años, algunas historias de la época en la que Biggles trabaja para Scotland Yard, comenzando por Biggles y el caso de los aviones desaparecidos – una aventura del inspector-detective Bigglesworth y sus compañeros de la policía aérea (Biggles Works It Out, 1951); Barcelona: Luis de Caralt, 1958; 191 pp.; trad. de Ramón Margalef Llambrich; agotado.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo