Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'FINE, Anne' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FINE, Anne
Escritora británica. 1947-. Nació en Leicester. Estudió Historia y Ciencias Políticas. Fue profesora. Autora de muchos relatos infantiles y juveniles.

FineAbuelita.JPG
El Proyecto Abuelita
(The Granny Project, 1983)
Madrid: Siruela, 1992; 188 pp.; col. Las Tres Edades; ilust. de Pablo Núñez; trad. de Catalina Martínez Muñoz; ISBN: 84-7844-110-7.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Cuando sus padres deciden enviar a la abuela al asilo, los cuatro hermanos, Ivan, Sophie, Tania y Nicholas, se confabulan para evitarlo. Al ver las consecuencias del plan, Sophie quiere volverse atrás, pero Ivan decide continuar el chantaje emocional a sus padres hasta sus últimas consecuencias.
FineToque.JPG
Un toque especial
(The Tulip Touch, 1996)
Madrid: SM, 1997. 155 pp.; col. El Barco de Vapor, serie roja; trad. de María José Guitián; ISBN: 84-348-5682-4.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Natalie, la narradora, hija de un matrimonio que son gerentes de un hotel, cuenta su amistad con una vecina, de nombre Tulip, cuyo comportamiento es muy pintoresco. Poco a poco descubre que los malos tratos en su casa están en el origen de su agresividad hacia los demás. Y se preocupa cuando ve que sus bromas van derivando hacia comportamientos delictivos.
Fine, una especialista en novelas de conflictos familiares, conecta con los chicos por sus innegables cualidades como narradora y por su hábil manejo de un continuo sentido del humor de lo cotidiano que puede arrancar la carcajada: véanse los comentarios tontos de colegio que aparecen en Un toque especial. Además, sus protagonistas jóvenes están bien dibujados psicológicamente, son chicos o chicas inteligentes y peleones, pero sensatos para reconducir las situaciones en las que viven hacia una nueva normalidad. En algunas novelas suyas que tratan acerca de rupturas familiares, estas se intentan desdramatizar y transformar el sufrimiento de padres y de chicos en una divertida comedia. No es así, sin embargo, en las dos novelas mencionadas.

En El Proyecto Abuelita, Fine resuelve bien la implicación de toda la familia en la atención de la abuela; y hace ver cómo, en algunos casos de seria enfermedad, puede ser conveniente el recurso que plantean los padres y al que se niegan los chicos. Y si en otras novelas la autora quiere hacer comprender a los chicos las debilidades y el comportamiento de sus padres, y convertirlos en tolerantes observadores de los adultos que llegarán a ser ellos mismos, no es así en Un toque especial, que tiene un enfoque realista y nada complaciente: la situación de Tulip no se resolverá, su amiga no sabrá que hacer y los adultos tampoco.
Un proyecto de vida

Compaginar nobles ideales con lo que dictan los sentimientos es el combate que se da en el interior de Ivan, un chico listo, tenaz y tozudo al que su familia le pronostica un futuro temible como «revolucionario», si no logran encauzar sus energías hacia objetivos mejores. Su padre le indicará que «si realmente quieres cambiar las cosas, intenta mejorarlas un poco, busca un fin». Mediante los choques con la inteligente y sensible Sophie, Ivan aprende a no despreciar los sentimientos y medita en el modo de ver la vida que tiene su hermana, que «dice que la revolución está bien para los pájaros. Dice que lo que realmente cuenta es la planificación familiar, las vacunas y los albergues para gentes sin hogar. Dice que si al repasar lo que has hecho al cabo del día no eres capaz de encontrar a nadie que haya mejorado gracias a lo que tú hiciste en esas ocho horas, más vale que te olvides de todo lo demás».

Finalmente, Ivan decide ser enlace sindical: dedicar su vida a un trabajo de «resolver problemas» de la gente. Se lo cuenta a su hermana Sophie. Y ella le pregunta:

«—Ivan, ¿tú crees que la vida tiene algún sentido?

—La verdad es que no.

—Pero ya has decidido lo que vas a hacer.

—No es ningún sentido. Simplemente pensé que debía esforzarme por mejorar las cosas un poco.

—Eso es un sentido.

—Puede que sí.

—Entonces tú ya has encontrado uno.

—Supongo que sí.

—Una especie de Proyecto de Vida».

Que unos chicos tan inteligentes y que tanto valoran los sentimientos, se conformen con un Proyecto de Vida tan corto de miras y asistan con frialdad a la muerte de su abuela, me parece que rebaja el alcance de la destreza narrativa de Fine. Si la vida no tiene sentido, ¿qué sentido tiene cualquier cosa?
El toque Tulip

El toque Tulip es la capacidad para mentir de modo verosímil y hacer, así, que la vida cotidiana esté llena de diversión..., al principio. Natalie descubre que las frases que Tulip pronuncia en los juegos, como «¡Te voy a quitar la piel como un plátano!», «¡Ponme mala cara y te aplasto!», tienen un origen horrible. En una discusión entre los padres de Natalie la madre sostiene que Tulip es mala por naturaleza. Nadie nace malo, dice su padre. Pues yo no sé explicar algo tan horrible, dice su madre. Para distinguir el bien y el mal se necesita cierta educación emocional, y eso sólo se aprende si te tratan adecuadamente, dice su padre. Tulip no es estúpida, conoce las reglas, dice su madre. Y dice su padre:

«¿Por qué va a pensar que las reglas importan? Su padre es vengativo y obstinado, y a veces a ella le debe dar la impresión de que, haga lo que haga, siempre la castiga. Por tanto, ¿por qué debería preocuparse por las reglas? [...] Si te hubiesen criado como si tus sentimientos no importasen, probablemente supondrías que los sentimientos de los demás tampoco importan, ¿no?»

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo