Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'MICHAËLIS, Karin' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MICHAËLIS, Karin
Escritora danesa. 1872-1951. Nació en Raders. Después de casarse con un conocido escritor, publicó varias novelas para adultos. Más tarde se divorció de su marido y se retiró a la isla de Thuro, donde escribió la serie de Bibi. Falleció en Copenhaghe.

MichaelisBibi2.JPG
Bibi
(1927)
Barcelona: Juventud, 1960; 198 pp.; ilust. de Hedvig Collin; trad. de Carlos Guerendiain; agotado.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Bibi es hija de un jefe de estación de Jutlandia, viudo. De vez en cuando siente «la misma sensación que si tuviese ruedas en los pies y un pito de locomotora en la cabeza», un cosquilleo en las puntas de los pies y en los pelos, que la impulsa lejos, a viajar por su país. Pero, desde allí donde va, escribe a su padre contándole las cosas que le pasan. Dibuja continuamente, conoce a gente, se hace con una cigüeña..., y acaba encontrando a sus riquísimos y nobles abuelos, padres de su madre, a la que desheredaron por casarse con un jefe de estación.
Con una intención semejante a la de Selma LAGERLÖFF cuando escribió El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia, Karin Michaëlis va describiendo pormenorizadamente Dinamarca, aunque de modo más ligero y con acentos más entusiastas y humorísticos que los de la escritora sueca. Se alternan la voz de la narradora, que se dirige a pequeñas lectoras, con la de la propia Bibi a través de sus cartas. El logrado personaje de Bibi anticipa el que creará Astrid LINDGREN con Pippa Mediaslargas: aunque no tiene los poderes sobrehumanos de Pippa, Bibi tiene su mismo sentido de la justicia; es independiente —«Bibi no se deja ni amenazar ni obligar», dice su padre—; imaginativa —«no se puede afirmar que Bibi mienta, pero con frecuencia dice cosas que no tienen que ver nada con la verdad», afirma su maestra—; sin pelos en la lengua —«si habla usted de mí, será mejor que se esté muy calladito», dice a un anciano que opina sobre ella—; movida como un terremoto —«como una tubería de agua que se ha reventado y que, antes que uno lo advierta, ha inundado ya la calle», cuenta el narrador—; curiosa —«no puedo comprender que, habiendo ratones blancos, los ratones de los molinos que sólo comen harina blanca, sean todos grises. ¡Debe haber algún error!»—.

Las aventuras de Bibi continúan en otros seis relatos, de los que se publicaron en España El gran viaje de Bibi (Bibi Store Rejse, 1930) y Bibi y las conjuradas (Bibi og de Sammensvorne, 1932); Barcelona: Juventud, 1952; 181 y 187 pp.; trad. de Carlos Guerendiain; agotados.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo