Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'TOWNSON, Hazel' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
TOWNSON, Hazel
Escritora británica. 1928-2010. Nació en Nelson, Lancashire. Estudió Filología inglesa. Fue colaboradora de la revista Punch y bibliotecaria durante años. En 1975 escribió su primer relato infantil. Desde entonces publicó casi sesenta más, de los que varios fueron adaptados para la televisión.

TownsonPanico.JPG
Pánico con lunares
(The Speckled Panic, 1982)
Madrid: Alfaguara, 1986; 88 pp.; col. Juvenil Alfaguara; ilust. de David MCKEE; trad. de Agustín Gervás; ISBN: 84-204-4070-1. A la derecha, portada de una edición inglesa.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Vida diaria.
Kip, abreviatura de Kipling, compra una pasta de dientes y, por error, le dan no una pasta dentífrica sino una pasta «verífica», que hace que la gente diga la verdad, sea cual sea. Cuando Kip y su amigo Herbie se dan cuenta de sus efectos, arreglan las cosas para que el director del colegio y un político que va de visita tomen un poco de la dichosa pasta.
El fantasma de la escuela
(Amos Shrike, the School Ghost, 1990)
Barcelona: Edebé, 1998, 8ª impr.; 66 pp.; col. Tucán; ilust. de Tony ROSS; trad. de Mª Carmen Vílchez; ISBN: 84-236-2646-6.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Vida diaria.
El pequeño Basil Nibbs es castigado por una travesura en el colegio. Cuando una noche piensa llenar el colegio de pintadas que no se reconozcan como suyas, aparece un fantasma que le odia y hace las pintadas pero firmándolas con su nombre. El asustado Basil huye y se refugia en su casa. Pero a la escuela llega Sam el vigilante, un personaje borrachín y ladronzuelo, al que sorprende con el rotulador en la mano el director del colegio. Y Basil termina libre de toda sospecha.
Con sus cortos relatos, Hazel Townson procura sobre todo enganchar a los chicos más reticentes a la lectura. Para conseguirlo, atribuye mucho valor al esqueleto de sus tramas; intenta quitarle a la narración todo «lo sobrante»; busca la identificación del niño en diálogos, escenas e ideas, incidiendo para eso, si es necesario, en un comportamiento algo gamberro; se preocupa de terminar en punta cada capítulo para dejar en suspenso a un lector que no reparará en defectos menores pues se habrá visto atrapado y conducido casi sin aliento hasta el final de la historia. Pánico con lunares y El fantasma de la escuela ejemplifican bien estas características y son relatos perfectos para los dibujos descriptivo-paródicos de David MCKEE y los agresivo-sarcásticos de Tony ROSS, dos de los mejores ilustradores ingleses que, con frecuencia, ponen la parte visual a los relatos de Townson.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo