Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BØDKER, Cecil' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BØDKER, Cecil
Escritora danesa. 1927-. Nació en Fredericia. Durante su infancia trabajó en el campo, con sus cinco hermanos, en una granja familiar. Se dedicó luego a la orfebrería y a escribir. Premio Andersen 1974.

Leopardo
(Leoparden, 1970)
Barcelona: Noguer, 1986; 157 pp.; col. Cuatro Vientos; ilust. de Miguel García Ramos; trad. de Guillermo Solana Alonso; ISBN: 84-279-3177-8.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
Tierras altas de Etiopía. Un leopardo arrebata un ternero recién nacido del rebaño que cuida Tibeso, un chico de trece o catorce años. Desobedeciendo a su madre, Tibeso decide bajar de las montañas para consultar con «el gran hombre» qué remedio hay contra el leopardo, y se ve arrastrado por complicaciones inesperadas.
Leopardo es una novela de aventuras bien construida, cuyo interés no decae en ningún momento y en la que abundan las informaciones costumbristas. Está narrada bajo el punto de vista de Tibeso, del que conocemos con detalles sus motivos y sus reflexiones. Además, tiene momentos particularmente intensos, como la fenomenal pelea nocturna en la cabaña del pescador, cuando Tibeso, subido encima de unas baldas, se dedica a lanzar cacharros contra el «enfurecido herrero que, goteando cerveza y leche, saltaba de un lado para otro sobre los pedazos repartidos por un suelo húmedo y resbaladizo»... El herrero se lanzó hacia sus piernas para tirarle abajo, pero Tibeso, «ágil como un mono, trepó por el techo ahumado y cubierto de hollín, tanteando con sus manos las anchas y abiertas cañas de bambú y poniendo los pies allí donde las cañas se hallaban cubiertas por tiras de corteza. Cada vez más arriba. En la oscuridad, parecían flotar como pares de puntos luminosos los ojos de la familia del pescador, vueltos hacia arriba».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo